Un estudio de emisiones plantea que las depuradoras generen su propia energía

Propone instalar turbinas que aprovechen los gases generados en el tratamiento de los fangos

(elcomercio) El autoabastecimiento energético como fórmula para reducir las emisiones contaminantes. Es uno de los planteamientos que hace el informe encargado a la empresa Ingenieros Asesores dentro de la estrategia de la ciudad para cumplir con los compromisos del Pacto de Alcaldes, la iniciativa europea encaminada a reducir un 20% la generación de dióxido de carbono antes del año 2020. En concreto, esta propuesta se centra en la Empresa Municipal de Aguas (EMA), y más específicamente en la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de La Reguerona y la futura EDAR de la zona Este, cuyas obras aún no han dado comienzo pero que se espera que entre en servicio en 2015.
En el inventario de emisiones elaborado por la mencionada ingeniería, se señala que el 31,94% de los gases generados como consecuencia de la actividad municipal, casi la tercera parte, proceden de los edificios e instalaciones de la EMA. Ahondando en el detalle de las fuentes, se destaca que el 46,1% de las emisiones de esta empresa municipal son consecuencia de la actividad de las estaciones de pretratamiento de aguas residuales de La Figar y El Pisón, mientras que otro 34,8% se atribuye al funcionamiento de la depuradora de Aboño. La estación de tratamiento de agua potable de La Perdiz sólo es responsable del 2,76% de las emisiones de la EMA, los sondeos del 6,8%, los bombeos del 2,9% y la actividad de las oficinas, naves, talleres y garajes de la empresa del 5,05%. El informe advierte de que la futura entrada en funcionamiento de la depuradora de El Pisón disparará el consumo energético y las emisiones de gases de la empresa municipal, y señala que para entonces la actividad de las dos EDAR supondrá ya el 60% de la producción de dióxido de carbono de toda la EMA.
Reducir un 80% el consumo
Dado que las depuradoras generarán más de la mitad de los gases de efecto invernadero atribuibles a la empresa municipal, es en ellas donde centra sus propuestas el informe realizado por Ingenieros Asesores, que se marca como objetivo para 2020 reducir en un 80% el consumo de energía de estas dos plantas. Para alcanzarlo plantea dos acciones concretas.
Por un lado, la modificación de la aireación de la EDAR de La Reguerona. Cuando el agua está ya libre de grasas y arena, se le insufla aire a través de un potente sistema de aireación, para favorecer el desarrollo de los microorganismos encargados de degradar la materia orgánica en suspensión. Los ingenieros consideran que la tecnología instalada no es eficiente y recomiendan cambiar los soplantes actuales, que generan el aire a presión a partir del continuo movimiento rotatorio de un émbolo, por otros «de levitación magnética», que consume menos energía. Proponen además añadir un sistema predictivo que permita adaptar la aireación a las necesidades de cada momento y mejorar los sistemas de control y regulación del oxígeno disuelto, que normalmente se mantiene en un nivel que ronda los 2 miligramos por litro de agua.
La segunda acción, tal vez más llamativa, se basa en aprovechar el biogás que se genera en la planta para la producción propia de energía, lo que reduciría el consumo y la dependencia del exterior. Actualmente los fangos resultantes del proceso de depuración se tratan con un sistema mecánico de centrifugado que reduce su humedad del 97% al 75% para, ya deshidratados, enviarlos al vertedero de Cogersa en Serín. En el futuro los fangos de la EDAR del Este se enviarán a través de una conducción subterránea hasta La Reguerona, que será ampliada, y allí se tratarán conjuntamente con los de esta planta. Este tratamiento se hará mediante digestión anaerobia, un proceso biológico en el que determinados microorganismos descomponen la materia orgánica en ausencia de oxígeno.
Esta digestión produce un biogás que los ingenieros recomiendan aprovechar, instalando motores que funcionen a gas o turbinas que se muevan por el impulso de ese calor residual para generar electricidad que permita cubrir gran parte de la energía necesaria para el funcionamiento de las depuradoras.