Un drástico corte de agua en el Xúquer compromete la flora y fauna del río

Tous suelta 9,81 metros cúbicos por segundo cuando hace 15 días liberaba 31,25 – Los ecologistas alertan de la posible mortandad de peces – Algunas zonas del Albaida están totalmente secas

El considerable corte del agua que se suelta de los pantanos de Tous y Bellús que la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) realiza cada año a principio de septiembre al terminar la campaña de riego puede afectar negativamente a la fauna y la flora del Xúquer y sus afluentes. Los ecologistas alertan de que en algunos tramos del río el agua apenas corre ante la drástica bajada de caudal y que algunos puntos del Albaida están completamente secos, impidiéndose la correcta conexión con el Xúquer. Desde la CHJ, sin embargo, explican que se trata del procedimiento habitual que se realiza cuando se ha satisfecho la demanda de los regantes y que se estudiará el porqué hay tramos sin agua en algunas zonas del afluente del Xúquer.

En la actualidad el pantano de Tous suelta 9,81 metros cúbicos por segundo, unas cifras bastante inferiores a los 31,25 m3/s. que llegó a liberar el 24 de agosto. Este corte considerable ha provocado que donde hace apenas unas semanas el caudal y la corriente era abundante, ahora el agua apenas corra y la imagen del río sea un manto de algas. «El río no tiene fueza, el agua no corre, y eso es un problema para los peces y la flora, pues los cambios drásticos siempre afectan a los ecosistemas», indica el alcalde de Sumacàrcer, Txema Peláez. «Aquí se ha notado mucho la bajada de caudal, pero si sigues río abajo el estado es más crítico», añade. En una línea similar describe la situación el miembro de Xúquer Viu, Paco Sanz. «Han cortado en seco y eso es lo peor que le puede pasar a la fauna y la flora. Queremos que estos cambios radicales se supriman y se adopten medidas más progresivas, porque esa bajada de unos 20 m3/s. se podría suavizar para evitar que se causen daños», asegura Sanz. No obstante, el ecologista incide en que «no nos podemos quejar de los casi 10 m3 que están soltando, en diciembre serán muchísimos menos, pero sí de las maneras de gestionarlo».

Leer artículo completo en Levante