Un corredor de agua para salvar a los anfibios

En marzo comenzarán el trabajo de campo y estos días andan como locos ultimando los documentos que deben presentar para conseguir financiación europea de los fondos Leader, cuyo plazo concluye el próximo lunes 18. «Ahora mismo contamos con una subvención de la Fundación Biodiversidad, donde ya se presentó el proyecto y se aprobó, que consiste en 50.000 euros, el 70% del coste del proyecto», explica Paz Parrondo, de la asociación Columbares y coordinadora del ‘proyecto Amphibia’, que espera conseguir esta última aportación para garantizar el importe que necesitarían para llevar a cabo el proyecto completo en 2013 (unos 71.000 euros en total).

 

 

Columbares lidera el proyecto Amphibia, que va a conectar las poblaciones de estos escasos vertebrados en el sureste ibérico

En marzo comenzarán el trabajo de campo y estos días andan como locos ultimando los documentos que deben presentar para conseguir financiación europea de los fondos Leader, cuyo plazo concluye el próximo lunes 18. «Ahora mismo contamos con una subvención de la Fundación Biodiversidad, donde ya se presentó el proyecto y se aprobó, que consiste en 50.000 euros, el 70% del coste del proyecto», explica Paz Parrondo, de la asociación Columbares y coordinadora del ‘proyecto Amphibia’, que espera conseguir esta última aportación para garantizar el importe que necesitarían para llevar a cabo el proyecto completo en 2013 (unos 71.000 euros en total).

Salamandra comun

Salamandra comun

‘Amphibia’ es un plan para la conservación de los anfibios en el sureste ibérico y que tiene como especies objetivo el sapo partero bético (‘Alytes dickhilleni’), el sapillo pintojo meridional (‘Discoglossus jeanneae’), el sapo espuela (‘Pelobates cultripes’), el sapo corredor ( ‘Bufo calamita’), la salamandra común (‘Salamandra salamandra’), el sapillo moteado ibérico (‘Pelodytes punctatus’) y el sapo común (‘Bufo bufo’).

Para conseguir su objetivo, el proyecto trata de revertir la pérdida y el grave deterioro de los hábitats acuáticos que este grupo de vertebrados necesita para su reproducción. Por ello, además de actuaciones de difusión entre los ciudadanos de la importancia de los vertebrados y de conservar sus hábitats para lograr su conservación, incluye un plan de «restauración ambiental de cuerpos de agua desaparecidos o gravemente deteriorados, la adecuación de cuerpos de agua existentes (como las balsas de riego) para que puedan ser utilizados por los anfibios como puntos de reproducción, o la creación de nuevos hábitats acuáticos en lugares donde no se pueda recurrir a ninguna de las acciones anteriores», explica Parrondo, que añade que este proyecto incluye actuaciones en los municipios manchegos de Férez, Socovos, Letur, Hellín y Nerpio (todos de Albacete); en los andaluces de Puebla de Don Fadrique (Granada), María y Vélez Blanco (los tres de Almería) y en el Noroeste de la Región de Murcia: las zonas de las pedanías altas de Lorca, Caravaca de la Cruz (cabecera del Quípar), Calasparra (correspondiente a los Llanos del Cagitán), Moratalla, Cehegín, Bullas y Mula.

Sapillo pintojo meridional.

Sapillo pintojo meridional.

La tercera pata de este proyecto consiste en acudir a los propietarios de los establecimientos de turismo rural de la zona «para que ellos mismos creen cuerpos de agua que permitan el acceso de los anfibios y aulas de interpretación para difundir su presencia e importancia entre los turistas con el fin de crear una red de turismo rural implicada en el proyecto», aclara la coordinadora del ‘Amphibia’.

Con todas estas actuaciones, los responsables del proyecto pretenden combatir la extrema aridez del sureste español y crear un corredor natural de cuerpos de agua para anfibios entre las sierras que rodean el Noroeste de la Región, con el fin de potenciar la reproducción efectiva de las especies objetivo del proyecto. ‘Amphibia’ también prevé la puesta en marcha de un programa de custodia del territorio mediante la firma de acuerdos con agricultores, ganaderos y propietarios forestales para la conservación y el mantenimiento de los cuerpos de agua que se creen, se recuperen o se adecuen para los anfibios, y para su manejo con buenas prácticas ambientales. El objetivo, resumen desde Columbares, es «evitar la fragmentación y destrucción de los hábitats de anfibios, que hoy en día es una de las principales causas de extinción, creando una red de hábitats a lo largo del Noroeste de la Región de Murcia que eviten la endogamia y la deriva genética, otra de las principales causas de extinción de especies».

Además, los investigadores que integran el proyecto que en breve comenzará a dar sus primeros pasos, realizarán un seguimiento de las poblaciones de anfibios para conocer el impacto de las actuaciones realizadas.

«Englobamos pues -comenta Paz Parrondo- actuaciones de conservación de la biodiversidad, divulgación de la problemática e implicación social en la gestión de las soluciones y turismo verde», concluyen desde la asociación Columbares.

Fuente: Nuestra Tierra (La Verdad)