Articulo.- Tratamiento de aguas residuales industriales mediante membranas VR

Las tecnologías de membranas han sido una de las tecnologías más comunes para el tratamiento de aguas en las dos últimas décadas. Se trata de un sistema de gran rendimiento, pero que presentan un problema común que es la obturación provocada por las capas de residuos que se acumulan en la superficie de la membrana durante el proceso de filtración.

 

 Para subsanar este problema se desarrollaron hace algún tiempo las membranas vibratorias VR. La gran diferencia respecto a las membranas tradicionales es que el diseño básico es vertical en vez de horizontal, por lo que el espacio necesario por unidad es menor que en otros sistemas de separación.

Estas membranas son capaces de filtrar cualquier tipo de aguas residuales y permiten tratar efluentes con una alta carga de sólidos. Se trata además de una tecnología que no requiere de químicos para operar, a excepción de los necesarios para a limpieza periódica de la membrana.

En un Sistema VR, el líquido a tratar está prácticamente inmóvil, circulando lentamente entre los elementos de membranas paralelas. La acción de limpieza del esquileo se crea vibrando vigorosamente los elementos de la membrana en una dirección tangente a la superficie de las membranas. Las ondas de esquileo producidas por la vibración de la membrana hacen que se levanten los sólidos de la superficie de la membrana y que se vuelvan a mezclar con el material o efluente que se mueve por el interior de la membrana. Este esquileo intenso permite que los poros de la membrana estén más limpios, logrando un rendimiento más alto que las membranas convencionales

Las membranas vibratorias VR permiten recuperar entorno al 90% de las aguas tratadas como agua limpia que pueden ser vertida o reutilizada.

El tipo de membrana que se utilice en los Sistemas VR varía en función del efluente a tratar. Una clasificación muy general sería la siguiente:

1] Membranas de Osmosis Inversa para la separación de materiales.
2] Membranas de Nanofiltración para el tratamiento de aguas residuales y para la concentración.
3] Membranas de Ultrafiltración para separaciones aceitosas y concentración.

Membranas de Microfiltración para separar las partículas más grandes de una fase líquida.

Otros parámetros importantes son presión, temperatura, amplitud de la vibración y el tiempo de residencia del material dentro de la membrana.

Todos estos parámetros se optimizan durante pruebas iniciales y luego se registran en un PLC que controla el sistema automáticamente.

A todo esto hay que añadir que se trata de un sistema modular, que puede ser modificado después de su instalación en caso de ser necesario:

1] Fácilmente se puede agregar a un sistema existente para mejorar el rendimiento.
2] Puede ser instalado en zonas donde el espacio es una limitación.
3] Es fácil de transportar y se puede pasar de una planta a otra.
4] Puede ser instalado en múltiples sistemas o fases como un solo paso.
5] Más unidades se pueden instalar en la medida que la producción aumente.

(CONDORCHEM)