Tablas de Daimiel, un tesoro húmedo en La Mancha

Los ríos Guadiana y Cigüela confluyen en una llanura manchega incapaz de contener tanto caudal de agua. El resultado de esa fusión fluvial es un humedal único en Europa conocido como las Tablas de Daimiel, hogar de una flora y fauna abundante, un ecosistema frágil por el que pasan a lo largo del año millones de aves migratorias y miles de viajeros amantes de la naturaleza.

 

1039920438_extras_albumes_0El río Cigüela a su paso por Villarrubia de los Ojos.

 

Salvado de un final prematuro en 1973 al ser declarado Parque Nacional, las Tablas de Daimiel se presentan actualmente en buena forma consecuencia de las abundantes lluvia caídas dos años seguidos -1996 y 1997- y a la decisión del Estado de adquirir las fincas de regadío adyacentes, cuyos propietarios extraían sin medida agua del Acuífero 23, una de las mayores bolsas de aguas subterránea de España.

En circunstancias excepcionalmente lluviosas, el acuífero se sobra y empapa las tierras que pertenecen a 30 municipios de las provincias de Ciudad Real, Albacete y Cuenca. Una de las consecuencias más deseadas de esta abundancia es la reaparición de los Ojos del Guadiana, un hecho excepcional que ocurrió en 2013 tras un periodo sin agua de 29 años.

Leer artículo completo en OCHOLEGUAS