Sustancias contaminantes en los huevos de aves del Parque de Doñana

Investigadores del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA) de Barcelona y de la Estación Biológica de Doñana, ambos del CSIC, han hallado PBDE y decloranos, dos contaminantes que se usan como retardantes de llamas, en huevos de aves del Parque Natural de Doñana. Estas sustancias químicas son compuestos que se añaden a todo tipo de productos, como ropa, aparatos electrónicos, tapicerías o mobiliario, para evitar su inflamación.

 

Flamencos-en-el-Parque-Naciona_54405292687_51351706917_600_226Flamencos en el Parque Nacional de Doñana / Héctor Garrido

 

Los difeniléteres prolibromados (PBDE) se empezaron a usar en los años 70, aunque posteriormente se descubrió que son persistentes, que se acumulan en los seres vivos y pueden alterar su sistema endocrino, con efectos negativos sobre las hormonas tiroideas y en los sistemas reproductores, por lo que han sido prohibidos en Europa entre 2004 y 2013.

Según ha informado el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), es la primera vez que se analizan estos contaminantes en aves de Doñana en un trabajo que publica hoy lunes la revista Environment International.

Los biólogos han analizado 115 huevos que no han eclosionado, por no haber sido fecundados o por otras razones, recolectados entre 2010 y 2012 de nidadas de 14 especies de rapaces (como el milano negro o el águila calzada), zancudas (como la cigüeña blanca y la garza imperial), aves marinas (como la gaviota reidora) y patos, todas aves residentes en Doñana o migratorias que visitan anualmente el parque natural andaluz.

La científica del CSIC en el IDAEA de Barcelona Ethel Eljarrat, que ha dirigido la investigación, ha explicado: “Hemos detectado tanto los retardantes de llama clásicos (los ya prohibidos PBDE) como los emergentes (los decloranos), cuyo uso se incrementó a raíz de la prohibición de los primeros”.

“Esto demuestra, -ha dicho Eljarrat- que hay que prestar mayor atención a los decloranos, ya que muestran un comportamiento similar al de los PBDE”. La investigadora ha denunciado que la detección de estos compuestos en huevos de un espacio protegido como Doñana revela “hasta qué punto se dispersan en el medio ambiente estas sustancias”.

Leer artículo completo en diario LA VANGUARDIA