La Generalitat valenciana deja sin financiación la obra para aprovechar el agua depurada que se tira al río Seco

Los presupuestos autonómicos para 2014 vuelven a olvidar esta infraestructura reclamada por los regantes desde que se puso en marcha la estación, pese a que el vicepresidente del Consell, José Císcar, se comprometió a principios de 2013 con el alcalde de Mutxamel, Sebastián Cañadas, a que las cuentas del próximo ejercicio incluirían una partida para poder ejecutar la obra. No ha sido así.

 

generalitat-dejaEl agua depurada ha llenado de vida el río Seco./ J.A.R.

 

El agua depurada seguirá regando el río Seco. La Generalitat ha roto su compromiso y no ha incluido ni un solo euro para la obra necesaria para aprovechar el caudal que tira la depuradora l’Alacantí Nord, ubicada en Sant Joan. El Consell considera que esta actuación no es «prioritaria», pese al déficit hídrico de la comarca y que millones de litros se pierden cada día. Sin embargo esta falta de recursos económicos y de planificación ha creado un vergel en los dos años y medio que lleva el agua depurada discurriendo por el río Seco, con una flora y fauna que ha cambiado la imagen de este paraje a su paso por El Campello.

Los presupuestos autonómicos para 2014 vuelven a olvidar esta infraestructura reclamada por los regantes desde que se puso en marcha la estación, pese a que el vicepresidente del Consell, José Císcar, se comprometió a principios de 2013 con el alcalde de Mutxamel, Sebastián Cañadas, a que las cuentas del próximo ejercicio incluirían una partida para poder ejecutar la obra. No ha sido así.

Su coste ronda los 500.000 euros, pero la crítica situación de las arcas autonómicas impiden afrontar este gasto y otros muchos. De todas formas, oficialmente el PP ha manifestado desde Valencia que esta conducción no es «prioritaria» y que los regantes ya cuentan con caudal suficiente y de calidad, algo de lo que discrepan abiertamente los agricultores, que ven como tienen que regar con un agua de baja calidad, de la depuradora de Orgegia –menos moderna que la de Sant Joan y por tanto de inferior calidad–, y del pantano de Tibi –con altos niveles de conductividad que la hacen poco recomendable para el riego–. Mientras, la depuradora de Sant Joan, de mejor calidad, sólo sirve para llenar de vida el río Seco, cuyo nombre ya no le hace honor.

La estación depuradora de l’Alacantí Nord contemplaba en su proyecto de construcción una infraestructura para desviar el agua tratada a los regantes, pero pese a gastarse en ella más de 33 millones de euros, no se ejecutó la tubería y la estación de bombeo para llevar el agua hasta los que más la necesitan, los regantes. Además se proyectaba una costosa desaladora para ese caudal que finalmente se quedó en el olvido por la falta de fondos. Pero incluso sin esa desalación, el caudal de esta depuradora es mucho mejor que la que disponen los regantes ahora, pero no pueden aprovecharla por la ausencia de una estación de bombeo y una tubería de un kilómetro hasta otra conducción.

Leer artículo completo en diario Información