La ría dejará de recibir 54 millones de litros de aguas residuales al día

Ferrol y Narón comenzarán a depurar sus vertidos esta semana tras salvar el pleno de hoy

 

Ferrol escribirá hoy un nuevo capítulo de la larga historia del saneamiento. Un pleno dará, presumiblemente, luz verde al inicio de la depuración de las aguas residuales que actualmente van a parar a la ría. Se pondrá fin al vertido de 20 millones de metros cúbicos anuales directamente al mar, según los datos que maneja Acuaes. O lo que es lo mismo, 54 millones de litros cada día. Proceden de los hogares de Ferrol y Narón que desde esta semana, según la previsión municipal ferrolana, serán enviados a través de una red de interceptores primero hasta la estación de bombeo de A Malata y después, a la depuradora de cabo Prioriño.

Para ello, deben darse varios pasos. El primero, el que se produjo ayer. Acuaes firmó con Viaqua el contrato para los servicios de explotación de los interceptores generales de la margen derecha de la ría de Ferrol, por un importe de 416.000 euros y un plazo de un año, ampliable mediante sendas prórrogas sucesivas de seis meses hasta un período máximo de dos años.

Esto para las conducciones. Pero la EDAR, la estación de bombeo, el emisario submarino y el cruce e impulsión de A Malata son competencia de Augas de Galicia. Hasta hoy. Para las 12.30 horas está previsto un nuevo pleno extraordinario, el cuarto sobre el saneamiento en menos de dos meses. Esta vez no se tratará de aprobar la discutida tasa. Simplemente se intentará sacar adelante el convenio entre el Concello de Ferrol y Augas de Galicia para formalizar la encomienda de gestión de la explotación de esas infraestructuras, que el Ayuntamiento encargará, a su vez, a Emafesa. A diferencia de los tres plenos anteriores, en esta ocasión el gobierno local llega a la sesión con el previsible apoyo de Partido Popular y Ciudadanos.

Además, tras la polémica surgida la pasada semana, los alcaldes de Ferrol, Jorge Suárez, y Narón, José Manuel Blanco, comparecían ayer conjuntamente para anunciar que en ambos municipios se comenzará a depurar al mismo tiempo. Ante la inexistencia de la tasa, Ferrol asumirá el coste de la puesta en marcha de la depuración con su propio presupuesto.

Narón, sin embargo, tiene aprobada su tasa desde junio del pasado año, y está preparado para aplicarla ya, por lo que, según señalaba ayer Blanco, el primer recibo trimestral se les giraría a los naroneses con conexión al saneamiento en julio. En total, el coste será de unos 74 euros al año para un domicilio medio con un consumo mensual de diez metros cúbicos de agua.

Leer artículo completo en La voz de Galicia