Protesta contra el trasvase a Alicante desde el cauce seco del río Albaida

«El río Albaida se encuentra prácticamente sin agua, que por tanto no llega al Júcar. Asimismo, el embalse de Bellús está casi vacío, con 4,8 hectómetros cúbicos, el 7 por ciento de su capacidad». Se trata de un ejemplo de por qué los agricultores y ecologistas de Valencia se muestran contrarios al trasvase de agua hacia Alicante. Cerca de un centenar de personas acudió ayer a la protesta organizada en este seco afluente.

 

Algunos de los manifestantes dentro del cauce del río

 

Procedentes de una decena de municipios valencianos, los manifestantes se concentraron con la intención de demostrar que el intercambio no es viable. «Es falso que en el río Albaida haya suficiente agua para realizar la permuta con el pantano de Alarcón para que Alicante se lleve 12 hectómetros cúbicos que van a utilizar para la especulación y el negocio», añadió Sanz.

El pasado martes los regantes alicantinos mantuvieron una reunión en Madrid con el Gobierno central y el Consell. En la misma, alcanzaron un principio de acuerdo para salvar el hasta la fecha poco operativo trasvase del Júcar-Vinalopó. Este pacto ha enfurecido tanto a los agricultores como a los ecologistas de Valencia, que no ven clara la situación. Entre otros motivos porque desde Alicante no se muestran conformes con el agua que les llega del Azud de la Marquesa, que consideran cara y de escasa calidad.

Leer artículo completo en diario LAS PROVINCIAS