Prevención y planeación deben ser aspectos transversales en la Política Hidrica Nacional

Las políticas hidricas de la actual administración deben enfocarse a la prevención y mitigación de los efectos de la variabilidad climática en la disponibilidad de agua, con la finalidad de garantizar recursos hídricos suficientes para la población y los sectores económicos, primordialmente los productores de alimentos, coincidieron expertos en materia hidráulica, durante el Segundo Foro Nacional para el Programa Nacional Hídrico 2013-2108, convocado por la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

GaleriaI 488-13-17-08-2013-4

En su intervención, Felipe Arreguín Cortés, Subdirector General Técnico de la Conagua, detalló que los contrastes que se registran en cuanto a disponibilidad de agua, en el sur, norte y centro de México, así como entre las temporadas de estiaje y de lluvias, obligan a imprimir en las políticas hídricas un sello de prevención, para afrontar de mejor manera los efectos de las sequías y las lluvias que generan inundaciones, por ello, actualmente se implementan programas de atención.

Al aportar ideas para la elaboración del Programa Nacional Hídrico, los expertos en temas del agua explicaron que para reducir la vulnerabilidad de la población ante las lluvias y las sequías cada vez más intensas, se requiere fortalecer y dar vigencia de largo plazo a los programas de medidas preventivas y de mitigación de sequías y de contingencias hidrometeorológicas que se implementan (Pronacose y Pronach).

Asimismo, destacaron la necesidad establecer programas de desarrollo urbano basados en atlas de riesgo permanentemente actualizados; implementar estrategias para operar las presas considerando cambios en los patrones hidrometeorológicos y los escenarios de cambio climático, así como el manejo integral de las cuencas, para la protección de acuíferos.

Además, para mejorar el aprovechamiento de la disponibilidad de agua, propusieron la construcción de más infraestructura de almacenamiento —que también contribuye al control de escurrimientos—, impulsar una política intensa de captación y aprovechamiento del agua de lluvia en todos los sectores (especialmente en áreas rurales), fomentar la administración eficiente de los recursos hídricos en el ámbito estatal y municipal mediante tecnología avanzada, establecer medidas para la protección del suelo y de zonas de recarga de acuíferos, entre otros.

En el rubro de prevención, coincidieron en la necesidad de incrementar la coordinación interinstitucional para elaborar atlas de riesgos que sirvan como base para la construcción de infraestructura y reforzar los sistemas de alerta temprana, para lo cual se requiere mantener el programa de modernización del Servicio Meteorológico Nacional, dependiente de la Conagua.

Entre otros temas, expusieron que México debe fortalecer la política internacional del manejo de cuencas transfronterizas, sobre todo para establecer programas regionales de gestión de riesgos hídricos.

El Subdirector General Técnico de la Conagua reiteró que el Gobierno de la República tiene especial interés en fomentar la participación ciudadana en la elaboración del Programa Nacional Hídrico, por lo que durante agosto se realiza una consulta virtual abierta en la página www.pnh.gob.mx

Además, se realizarán otros foros, en los que expertos aportarán ideas que enriquezcan la política a implementar en México con el fin de administrar el agua de manera más sustentable y garantizar la suficiente para el desarrollo social y económico.

CONAGUA