Plantean introducir otra especie invasora en el Delta del Ebro para acabar con el caracol manzana

La exótica propuesta científica ha de entenderse en el marco de la magnitud del reto: este caracol invasor del tamaño de una manzana crece rápidamente (alcanza tamaño adulto en seis meses), se reproduce aún más (mil huevos cada dos semanas) y posee un apetito voraz, de manera que sólo dos ejemplares pueden devorar una parcela de arroz en una noche.

 

Especie invasora en el Delta del Ebro para acabar con el caracol manzana

 

Los primeros caracoles manzana se detectaron en 2009 en un arrozal situado junto al pequeño municipio de L’Aldea lo que apunta a que el escape se produjo meses antes de una factoría que criaba especies para los acuarios en pleno corazón del Delta, la Promotora Bama, que huyó de la zona dejando cuatro especies invasoras y sin pagar un euro por los daños.

La factura de dinero público para acabar con la plaga asciende ya a más de cuatro millones de euros, que han conseguido algo único con respecto a otros países afectados por esta especie invasora: retener la plaga en el Delta, y evitar que suba a grandes distancias río arriba o se extienda por el Mediterráneo a través de los barcos, a los que se adhieren sus huevos fácilmente.

Leer artículo completo en diario EFE VERDE