El plan del Júcar recuperará diez ríos para ahorrar 300 hectómetros

El paquete de medidas persigue dar continuidad al caudal y rescatar «masas de agua» que ahora no cuentan como recursos hídricos. Desde el punto de vista técnico, esta línea de trabajo está encaminada a «mejorar la continuidad longitudinal» de los caudales en esta demarcación hidrográfica, y es complementaria a otras medidas como la modernización de regadíos, la reutilización de aguas de procedencia urbana e industrial, y la desalación.

rio caudal--644x362

El borrador del Plan Hidrográfico del Júcar incluye entre sus acciones para lograr un aumento de 300 hectómetros cúbicos de reserva al año la recuperación de una decena de pequeños ríos, marjales y tramos del cauce principal del Júcar.

Desde el punto de vista técnico, esta línea de trabajo está encaminada a «mejorar la continuidad longitudinal» de los caudales en esta demarcación hidrográfica, y es complementaria a otras medidas como la modernización de regadíos, la reutilización de aguas de procedencia urbana e industrial, y la desalación.

Así, se plantea la «restauración del tramo medio y bajo del Mijares» y del río Veo en Castellón, del Turia (de Teruel a Libros, y en zonas de Valencia), del Magro, Jaraco y el río Verde (los tres en Valencia), del Serpis y el Vinalopó (Alicante), y del Ojos de Moya y el Jardín (en Cuenca). También se trabajará en varios tramos del propio Júcar, así como el Cabriel, todos en una primera fase prevista entre 2016 y 2021, con una inversión máxima de 31 millones de euros en el caso del río Jardín.

Para una segunda etapa, se contemplan trabajos en el Pantano de Tibi (Alicante), la desembocadura del Palancia (Castellón) y el marjal de La Safor (Valencia), entre otros proyectos. Los más inmediatos tienen como fin garantizar los caudales ecológicos y se llevarán a efecto desde 2014, con especial esmero en mejorar la calidad del agua en La Albufera de Valencia.

Leer más

ABC