El plan de regadíos de Doñana divide al Consejo de Participación del parque

La comisión de Aguas y Desarrollo Sostenible del Consejo de Participación de Doñana ha analizado este viernes el plan especial de regadíos del entorno de este espacio natural, un documento que pretende poner orden en la descontrolada agricultura que rodea al parque. Aunque aparentemente todos los actores implicados en este asunto coinciden en la necesidad de que salga adelante el plan  – que comenzó a elaborarse a finales de 2007 y ha sufrido varios retrasos – su redacción continúa sin convencer a los sectores implicados. Y este desacuerdo fue lo que se ha reproducido en la reunión de este viernes.

 

 

1379702043_639226_1379764779_noticia_normalBalsa ilegal entre los términos de Moguer y Lucena. / Julián Rojas

 

Por un lado, las organizaciones Ecologistas en Acción y WWF han rechazado el plan al considerar que la Junta de Andalucía terminará por “amnistiar el uso ilegal del agua en Doñana”. El documento contempla autorizar 9.098 hectáreas de regadío, de las que casi un 65% son de cultivos bajo plástico. WWF afirma que 2.000 de esas hectáreas se corresponden a antiguos montes públicos que se han reconvertido irregularmente en suelos agrícolas. Además, WWF cree irreal el cálculo que se ha realizado sobre el agua que se requerirá para los cultivos.

El agua es el principal problema de la agricultura del entorno de Doñana. Los cultivos se abastecen en un alto porcentaje a través de pozos ilegales que extraen el agua del acuífero 27, una de las principales fuentes del espacio natural.

Leer el artículo completo en El País