Parte de los ‘Ojos del Guadiana’ pasa a ser de dominio público

Situados principalmente en Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real) aunque extendidos hasta Daimiel o Puerto Lápice, los Ojos del Guadiana son un tramo del río que nace en las Lagunas de Ruidera (entre Ciudad real y Albacete) y que surca el territorio manchego de manera subterránea, para después volver a emanar a la superficie hasta su futura desembocadura en Ayamonte (Huelva).

 

guadianaDaños ocasionados al Ojo del Guadiana de ‘La Señora’ / tablasdedaimiel.com

 

Técnicamente no es un flujo o un caudal incesante de agua como uno puede imaginarse un río, sino pequeñas fisuras en la roca subterránea por las que se filtra el agua procedente del río y que, en algunos casos, ‘rompe’ hacia la superficie, formando una especie de lagunas. De la forma de esas lagunas, circulares, nace el término ‘Ojos del Guadiana’.

Estos terrenos suelen estar secos y, aunque se sabe que son algo pantanosos y con agua en el subsuelo, rara vez suele verse el líquido elemento en la superficie, a veces pasan décadas. La sorpresa fue cuando en agosto de 2013 el agua ‘rompió’ por el antiguo ojo de ‘La Señora’, uno de los muchos que se consideraban secos ya por la sobreexplotación del acuífero de agua, dejando ver los ‘ojos’ originales.

El problema llegó cuando el propietario del terreno, un agricultor, se cansó de la visita de curiosos que iban a contemplar el fenómeno y, con una azada, destrozó la laguna natural creada eliminando todo rastro de agua y del humedal. La Guardia Civil precintó la zona para intentar protegerla para sorpresa de toda la mancomunidad de vecinos, que veían que un bien natural incalculable había sido destrozado por un vecino para cultivar alfalfa.

Días después expertos analizaron la procedencia de ese agua para analizar si era una canalización del acuífero 23, una laguna natural o un estancamiento de aguas. En colaboración con el ayuntamiento de Daimiel los expertos junto al ministro de agricultura hace un año, Arias Cañete, consideraron que el agua no era subterránea ni la zona era un antiguo ‘Ojo del Guadiana’, mientras las plataformas pedían la inclusión de los ‘Ojos del Guadiana’ dentro del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, para asegurar así su preservación.

No obstante el ministro Arias Cañete se comprometió a recuperar esa zona como dominio público en vista de su interés ecológico aunque como zona aparte del parque natural, hecho que ya queda reflejado en el catastro, a pesar de que a día de hoy en dicho terreno sigue cultivada la alfalfa de aquel agricultor. Ahora el compromiso creado con la Confederación Hidrográfica del Guadiana ha fructificado en la protección de la zona y su conservación. Para el futuro quedará limpiar el terreno de cultivos que además absorben el agua que transita por el subsuelo así como esperar que la naturaleza vuelva a formar la silueta del viejo ‘ojo’ destrozado hace un año.

Leer artículo completo en EL DIARIO