Optimizan planta de ósmosis inversa para aumentar el caudal de agua para Avia Terai

El presidente de Sameep explicó que “esta es una planta que estaba funcionando con una perforación que no tenía la dotación adecuada para que pueda potabilizar la cantidad de agua necesaria, por lo que el personal de Sameep realizó la interconexión de otras dos perforaciones, a las que se sumarán tres más para llegar a cinco, que permitan que la planta pueda funcionar plenamente la mayor cantidad de horas del día posible y podamos resolver la situación de dos barrios que tienen 200 viviendas en total”.

68051_lEn una visita a la localidad, Gustavo Martínez recorrió las instalaciones de ósmosis inversa que estaban a cargo del municipio y que se encuentran ayudando a optimar el funcionamiento.

Por otra parte, Sameep también apoya la tarea que realiza el municipio con el acarreo de agua a distintas instituciones, zonas rurales y también a sectores de la planta urbana. “La sequía afectó el abastecimiento del agua subterránea, perforaciones, pozos o bien palocauce seco, que son reservorios o represas naturales, o artificiales, con las que hoy no se puede contar, lo que agrega complejidad a la situación porque sin contar con este recurso también hay que trasladar mucha agua a la zona periurbana o rural, que también necesita para el consumo humano. En este sentido, la empresa Sameep -además de tomar a su cargo esta planta- la va a tener funcionando todo el día de ser posible con las 5 perforaciones interconectadas en serie, y aparte también vamos a trabajar con el intendente en forma conjunta en el acarreo de agua en vehículo”, aseguró.

La situación en Corzuela

“Por otro lado, con el intendente de Corzuela estamos tratando de aliviar la situación de la cooperativa de servicio, que al tener como único recurso las perforaciones también sufre la misma situación, al deprimirse las napas la perforación no rinde la cantidad de litros de agua suficiente y esto hace que la cooperativa necesite un aporte adicional de agua”, explicó Martínez.

“Estamos trabajando con 60 metros cúbicos inicialmente, y de ser necesario vamos a aumentar esa dotación de agua de 60 mil litros diarios y también lo hemos hecho con la cooperativa de Las Breñas, a quien le estamos aportando 120 mil litros diarios para poder colaborar. A partir de la semana que viene y por requerimiento de los concejales de Napenay también vamos a trabajar en asistencia con un camión de agua a las instituciones diariamente, porque también allí las perforaciones están bastante deprimidas y vamos a tratar de convenir alguna otra asistencia para ver si optimizamos algunas perforaciones más en Napenay”, precisó.

“Sabemos que para dentro de dos años la falta de agua para estas poblaciones va a ser solo un recuerdo triste y vamos a poder tener agua en cantidad y de calidad las 24 horas del día desde el río Paraná”, afirmó.

“Dentro de dos o tres semanas el centro de acopio de cañerías del sudoeste y del ramal del departamento Brown va a estar en Corzuela, donde se va a estar construyendo una cisterna de rebombeo para todo el sudoeste, frente de trabajo que va a empezar a tener visibilidad dentro de 20 días. Esta es la obra que anhelamos poder tener funcionando cuanto antes para poder resolver definitivamente el problema de agua, pero no obstante eso queremos estar en el día a día acompañando la gestión del municipio”, concluyó.

El intendente Pallares destacó que “en cuanto a un sector donde todavía no tenemos agua seguimos con el acarreo y ahora gracias al aporte financiero que nos está dando el gobierno a través de Sameep vamos a tratar de mejorar y aliviar las arcas de la Municipalidad”, indicó.

El intendente de Corzuela Gabriel Ninoff comentó que la situación de la localidad que conduce no escapa a la de todo el sudoeste, y que puntualmente un porcentaje muy alto de la población recibe agua de perforaciones, tratada por la cooperativa.

Ninoff explicó que “hoy Sameep nos está acompañando y estamos trasladando entre 60 y 90 mil litros desde la planta de Presidencia Roque Sáenz Peña, que son acopiados en tanques australianos preparados para recibir esta agua de la cooperativa, y a partir de ahí se la hacemos llegar a la gente por las cañerías”.

“Esto funcionaba muy bien con perforaciones, el problema es que en muy poco tiempo la gran cantidad de éstas que tenía la cooperativa de agua potable se fue deteriorando y cayendo”, señaló. Finalmente quiso rescatar de Gustavo Martínez “el esfuerzo que está poniendo al acercarse a las localidades para llevar soluciones a las comunidades”.

Diario NORTE