Mueren 500 toneladas de peces en presa de Jalisco por melaza

Unas 80 familias se quedaron sin sustento luego que 500 toneladas de peces murieran en la presa de Hurtado en el municipio de Acatlán de Juárez, estado Jalisco, debido a un derrame de melaza, informó el vocero del municipio de Acatlán de Juárez en esa entidad, Mario César Guardado.

 

presa_0Hasta 500 toneladas de peces habrían muerto por la contaminación en la Presa del Hurtado. Foto: medios locales.

En entrevista telefónica detalló que este ecocidio, cuya presunta responsabilidad es de una empresa clandestina en Tlajomulco, limita la actividad económica de estas familias que dependían de manera directa o indirecta del pescado que se recogía en esta zona.

Debido a que los peces se encuentran en estado de descomposición desde el fin de semana, el municipio dispuso albergues temporales y atención médica para prevenir brotes de cólera u otras enfermedades infecciosas.

Si bien la melaza es un producto natural que podría disolverse en agua, la presa se encontraba a 30% de su capacidad, por lo que al recibir esta sustancia no alcanzó a mezclarse con el agua y consumió el oxígeno necesario para la subsistencia de los peces.

El municipio de Acatlán de Juárez ya ha reconocido que esta presa, principal cuerpo de agua superficial de esta entidad, presenta serios problemas de contaminación. Mediante el Plan Municipal de Desarrollo 2012- 2015, las autoridades locales diagnosticaron que este cuerpo está sucio “por la fuerte actividad industrial en los causes de Tlajomulco y la actividad urbana y agrícola en el territorio de Tala, cuyas aguas residuales se vierten a la Presa de Hurtado cargadas de diversas sustancias químicas y orgánicas”.

El Plan informa que esta presa tiene una capacidad aproximada de 8 millones de metros cúbicos. De ella depende la dotación de agua de la población de San Pedro Valencia, cuya población es de 375 habitantes, y el riego de una de las principales mesetas de producción agrícola del municipio, es decir, aquella comprendida entre la población de Valencia.

Este documento detalla la necesidad de incrementar y sanear los cauces para garantizar los esquemas tecnificados y productivos del municipio, además se requiere apoyar el programa de limpieza de playas y coordinarse con ecología para la limpieza de este cuerpo hídrico.

Guardado informó que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la entidad, así como la Procuraduría Estatal de Protección al Medio Ambiente y peritos forenses han acudido al lugar de los hechos para realizar las investigaciones pertinentes y castigar a quien resulte culpable.

Por su parte, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) inició una investigación sobre el caso, debido a que, estiman, las autoridades de los tres órdenes de gobierno incurrieron en omisiones.

El Economista