La mitad de las aguas subterráneas de Catalunya se encuentran en mal estado

El 49,1% de las masas de agua subterránea de Catalunya y el 27,6% de los ríos se encuentran en malas condiciones de conservación. En cambio, las condiciones ambientales globales son mucho mejores en las masas de agua en el litoral de Catalunya, con solo el 10,5% del litoral en malas condiciones. Estos son algunos de los datos que permiten comprobar la nueva aplicación informática puesta en servicio por la Agència Catalana de l’Aigua (ACA).

 

 

acuíferos

La aplicación Estado de las masas de agua de Catalunya ofrece múltiples posibilidades de consulta de los datos acumulados por la ACA desde 2007 y es de acceso abierto para todas las personas o entidades interesadas.

En el apartado de análisis global del estado de los ríos de Catalunya, la nueva aplicación permite observar que el 28,2% de los cauces se encuentran en buen estado, el 32% se encuentran cerca de los niveles considerados como buenos, el 27,6% son calificados como ‘malos’ y sobre el 12,2% restante solo se disponen de datos parciales. Estos datos se refieren a la evaluación del periodo 2010-2012. En relación con los datos de los años 2007-2010, se registra una evolución muy leve hacia la mejora, si se considera por ejemplo que en este periodo los ríos con estado global de conservación ‘mala’ representaben el 27,1% del total.

Respecto a las aguas subterráneas, los datos de la ACA muestran una leve mejora en el periodo 2010-2012 respecto al 2007-2010. Así, las masas de agua subterráneas consideradas en mal estado global de conservación han bajado del 54,7% al 50,9%.

En las aguas del litoral, las cuatro únicas zonas calificadas negativamente son las áreas de Sant Adrià de Besòs-Barceloneta, El Prat-Castelldefels, desembocadura del Llobregat y Tarragona-Vilaseca.

Estudios de seguimiento

La Agencia Catalana del Agua tiene operativo, desde el año 2007, el Programa de Seguimiento y Control del estado de las masas de agua (2007-2012), un instrumento que permite obtener información del estado de todas las masas de agua de Cataluña, mediante datos de los mismos indicadores y parámetros por los que se han fijado objetivos, y que se ajusta a los requerimientos establecidos desde la Unión Europea a través de la Directiva marco del agua.

Leer artículo completo en La Vanguardia