Microplásticos en el agua de las lavadoras

Más de 700.000 fibras microscópicas pueden desprenderse en las aguas residuales durante cada uso de una lavadora doméstica, con muchas probabilidades de pasar a través del tratamiento de aguas residuales al medio ambiente, según una nueva investigación.

 

microplasticos

Un estudio realizado por la Universidad de Plymouth examinó la masa, la abundancia y el tamaño de las fibras presentes en los residuos tras lavado de tejidos sintéticos a temperaturas estándar de 30º C y 40º C.

Se encontró que cientos de miles de diminutas partículas sintéticas podrían ser liberadas en cada lavado, lo que confirma un trabajo anterior de la Universidad de Plymouth que el lavado de la ropa es una fuente importante de fibras microscópicas dentro del medio acuático.

La investigación, publicada en el Marine Pollution Bulletin, fue dirigida por el estudiante de doctorado Imogen Napper junto con el profesor Richard Thompson, que es un experto internacional en microplásticos y desechos marinos después de haber trabajado en dicho campo durante más de 20 años.

En el documento, los autores dicen: ” Se espera que la cantidad de microplásticos en el entorno aumentará en las próximas décadas, y hay preocupación por la posibilidad de que tenga efectos nocivos si se ingieren. Pero mientras que la liberación de fibras diminutas como consecuencia del lavado de prendas textiles ha sido ampliamente sugerida como una fuente potencial, ha habido poca investigación cuantitativa sobre su importancia relevante, o en los factores que pueden influir en dichos vertidos. Ese fue el tema central de nuestra investigación”

Para el estudio, una serie de prendas de poliéster, acrílicos y de poliéster-algodón se lavaron a 30º C y 40º C usando varias combinaciones de detergentes y acondicionadores de telas. Las fibras, a continuación, se extrajeron a partir de los  residuos y se examinaron usando un microscopio electrónico para determinar el tamaño típico y cualquier diferencia en masa y en la abundancia entre los tratamientos.

Leer artículo completo en Tiempo