México.- Es posible revertir contaminación del río Lerma: ININ

“El río Lerma sí tiene remedio”, aseguró Pedro Ávila Pérez, Gerente de Ciencias Ambientales del Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares (ININ), quien recordó que se han podido remediar cuerpos de agua todavía más contaminados en épocas pasadas, sobre todo en Europa, afectados por la quema de hidrocarburos.

 

(diarioportal) El especialista estableció que la contaminación del río Lerma es preferentemente por materia orgánica, problema que sí se puede tratar, pues existe la tecnología adecuada que puede degradar al 100 por ciento ese tipo de residuos y revertir el proceso de degradación que, en el caso del río Lerma, ha llevado más de 50 años.

Opinó que para devolver al río Lerma sus condiciones naturales es necesario que los gobiernos federal, estatal y municipales, incluso con la participación de la iniciativa privada, inviertan en la construcción y operación de plantas de tratamiento de nueva generación, que son capaces de devolver hasta el 70 por ciento de las condiciones normales de oxigenación.

Ávila Pérez indicó que, de contar con una red de plantas de tratamiento en los más de 30 municipios mexiquenses asentados a la ribera del río Lerma, este cuerpo de agua podría recuperar sus condiciones naturales en un plazo no mayor de 30 años.

Indicó que es una propuesta seria y responsable, pues de acuerdo con la Norma Ambiental Mexicana (NOM) 001, “todos los escurrimientos de aguas residuales deben tratarse antes de reintegrarse a los cuerpos de agua”.

Al respecto, el especialista del ININ planteó que en las actuales circunstancias, a excepción de Toluca y Metepec, el resto de los 30 municipios ribereños violan las normas ambientales, porque no tratan sus aguas domiciliarias.

Estableció que, de acuerdo con análisis científicos realizados, actualmente el agua del río Lerma es totalmente carente de oxígeno, por lo que no permite el desarrollo de especies animales ni sirve para las actividades industriales y mucho menos para el riego de cultivos, como actualmente se utilizan a lo largo del cauce.

Finalmente, Ávila Pérez indicó que si bien es cierto revertir el proceso de contaminación del río Lerma es un proyecto de largo plazo y que implicaría una inversión de varios millones de dólares para la construcción de plantas de tratamiento de aguas residuales, “es tiempo de comenzar, no podemos dejarlo para mañana, porque más tarde será imposible lograr este objetivo”.

 

¿Quieres recibir esta y mucha más información de forma gratuita directamente en tu correo electrónico? Subscríbete en nuestro boletín digital