Menorca: El OBSAM avisa del riesgo de saturación de varias depuradoras en pleno verano

Algunas estaciones multiplican por nueve su actividad en la temporada turística

 

Ferreries. Su depuradora, pendiente de reformar, es la única que registra menos actividad en verano

En el mes de enero del año pasado, la depuradora de aguas residuales de Cala Galdana recibió 3.319 metros cúbicos de agua. Fue la estación con menos actividad de Menorca en ese mes. La misma depuradora en el mes de agosto trató 30.475 metros cúbicos de agua, nueve veces más que en enero. Además, ese mes tuvo más actividad que las otras cuatro estaciones de la Isla.

Este ejemplo es el más claro para explicar el riesgo que advierte el Observatorio Socioambiental de Menorca (OBSAM) tras recopilar los datos de depuración y reutilización de las aguas depuradas desde 1998 y hasta el pasado año. El informe avisa de que existe mucha estacionalidad en la actividad de las estaciones, sobre todo las que están ligadas al consumo de agua debido al turismo. En estos casos, el OBSAM advierte que “la elevada estacionalidad puede provocar problemas de saturación en algunas puntas del verano en determinadas depuradoras”.

En su informe, el OBSAM pone como ejemplos la ya citada depuradora de Cala Galdana, la de Sant Lluís o la de Ciutadella Norte. En el caso de Sant Lluís, el volumen de agua depurada en el mes de agosto, mes de máxima actividad, multiplica por 2,5 el volumen de agua tratada en el mes de enero, uno de los de menor actividad. En el caso de Ciutadella Norte, la diferencia es mucho más destacable. Así, en enero depura 12.338 metros cúbicos de agua, y en agosto la cifra se multiplica por 5,7 y alcanza los 70.855 metros cúbicos.

Otras depuradoras con una notable diferencia entre la actividad de verano y la de invierno son las de Cala en Porter (193 por cien más de agua depurada en la temporada turística) o la de Es Migjorn Gran (117 por cien de variación). Todas las estaciones registran más actividad en verano que en invierno, excepto la de Ferreries. En este caso, el volumen de agua tratada en la temporada turística desciende un considerable 30 por ciento, hecho que podría explicarse por el traslado de habitantes precisamente hasta Cala Galdana para pasar allí las vacaciones y, por lo tanto, aumentar la actividad de la EDAR de la urbanización.

Fuente: Menorca.Info