Mejorar los estándares de eficiencia en servicios de agua favorece su adecuada administración (Mx)

Para contribuir a la preservación del agua y del medio ambiente en favor de las futuras generaciones, es necesario que los organismos prestadores de servicios de entrega del recurso a la población implementen mejoras a las acciones y estándares de eficiencia a sus equipos e instalaciones en cada etapa de los procesos: extracción, conducción y distribución de agua potable, así como en la recolección y saneamiento de aguas negras.

 

NotaP 263-13-26-05-2013Así lo manifestó Héctor Martínez Fuentes, de la Gerencia de Fortalecimiento de Organismos Operadores de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), durante el taller “Acciones de Mejoramiento de Eficiencia en las Instalaciones del Agua”, que impartió dentro del Primer Seminario “Ahorro y Uso Eficiente de la Energía Eléctrica en el Sector Hídrico”, organizado por la Conagua, la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento, el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua y empresas especializadas.

Además, destacó que lograr ahorros de agua con la recuperación de caudales, impacta en una reducción de costos operativos y de energía, y es fundamental para la preservación de los recursos hídricos. Detalló que la selección de equipos electromecánicos, políticas de operación, cuidados en la instalación, la ejecución de acciones de mantenimiento preventivo, así como una continua supervisión en los parámetros operativos de los equipos, por parte de los encargados de la administración del agua en estados y municipios, son clave para lograr un mejor cuidado del líquido.

Una adecuada administración del agua requiere la suma de acciones (rehabilitación, adecuación y/o sustitución de equipos y accesorios) que mejoren la eficiencia de las instalaciones hídricas de acuerdo con sus necesidades operativas, cuidando desde el uso de la energía eléctrica, hasta su distribución como agua potable o su vertimiento en cuerpo receptor, como agua tratada, puntualizó.

Asimismo, exhortó a considerar que todos los sistemas son cambiantes; actualmente hay mayor demanda de agua, lo que exige realizar estudios para la redistribución de caudales y, sobre todo, monitorear las presiones en las tuberías y modernizarlas para garantizar la continuidad de los servicios.

Además, recomendó revisar las instalaciones hidráulicas, como líneas de conducción (acueductos), para evitar conexiones irregulares que reduzcan el caudal de agua a distribuir, y verificar el buen funcionamiento de las válvulas de admisión y expulsión de aire para que no se incremente la presión en éstas.

Lograr significativos ahorros de agua con la redistribución de caudales, implica la reducción de la extracción de agua de los acuíferos, que deben conservarse para las futuras generaciones, señaló.

Como tema prioritario, señaló la necesidad de dar puntual cumplimiento a la Normatividad Oficial y Técnica en las instalaciones electromecánicas para el cuidado no sólo de la maquinaria, también del personal que la opera. Cada aspecto, dijo, representa valiosos esfuerzos constantes que reditúan en la eficiencia de los organismos operadores, la protección de los acuíferos y el medio ambiente.

CONAGUA