Más tomates con menos agua: la agricultura sostenible rinde más

Los agricultores de Holanda han desarrollado técnicas de invernadero que permiten producir hasta 800 toneladas de tomate por hectárea, el cuádruple de lo que logran sus colegas en Canarias, toda una potencia europea en la exportación de esa hortaliza. ¿Cómo lo consiguen?: ahorrando agua y energía. La Mancomunidad del Sureste de Gran Canaria ha dedicado en 2014 a la agricultura el seminario que organiza cada año para debatir sobre energías renovables y agua, las dos políticas que han tomado como bandera los ayuntamientos de Ingenio, Agüimes y Santa Lucía.

 

tomates_EDIIMA20140410_0139_13Más tomates con menos agua.

 

El profesor investigador de la Universidad de Wageningen (Holanda), Feije Zwart, especialista en alta tecnología en invernaderos, ha explicado en este foro cómo en su país aplican técnicas de ahorro de agua y energía en este tipo cultivos, que serían fácilmente trasladables a este sector agrícola en Canarias.

Veinticinco años de experiencia en este tipo horticultura avalan los avances de los País Bajos en este campo y casi 2.000 personas al año visitan sus invernaderos sostenibles para saber cómo funcionan.

El profesor Zwart ha llevado a cabo en los últimos años numerosas investigaciones científicas relacionadas con el balance de agua, la reducción de la demanda energética y el aprovechamiento de la energía en invernaderos semicerrados.

En uno de esos estudios, explica que para lograr una horticultura más sostenible en los invernaderos se requiere reducir de forma considerable el consumo de energía, pero el problema reside en cómo mantener, a pesar de ello, la producción y la calidad.

El equipo de Feije Zwart ha desarrollado un sistema de cultivo para el tomate que reduce el consumo de energía en un 40% y consigue mantener un nivel de producción de 60 kilogramos.

Este investigador holandés piensa que, en Canarias, las condiciones del clima del archipiélago, más benévolas que las de su país, pueden aprovecharse para aplicar estas técnicas en invernaderos abiertos, que si bien pierden mucha agua, utilizan menos electricidad.

Leer artículo completo en EL DIARIO