MAGRAMA reactiva el proyecto de restauración ambiental del arroyo Riopudio en el Aljarafe

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), a través de la Confederación Hidrográficadel Guadalquivir, ha reactivado el proyecto de restauración ambiental del arroyo Riopudio, en el Aljarafe (Sevilla), a través de una inversión de 11,17 millones de euros. Así se lo han explicado hoy a los alcaldes y responsables municipales de los nueve municipios directamente afectados la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, y el presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, Manuel Romero.

 

140305 Reunion alcaldes Riopudio, Aljarafe Sevilla_tcm7-319067_noticiaReunion alcaldes Riopudio

 

Esta actuación será cofinanciada en un 80% con fondos FEDER, mientras que el 20% restante será sufragado por el MAGRAMA a través del Organismo de cuenca.

Crespo ha puesto en valor el hecho de que la Confederación del Guadalquivir haya “resucitado” un proyecto de gran importancia para el Aljarafe que la Junta de Andalucía había enterrado y abandonado durante los tres años que tuvo las competencias sobre la gestión de la cuenca del Guadalquivir.

En el transcurso de una reunión mantenida esta mañana en la sede de la Confederación Hidrográfica con los alcaldes de los nueve municipios (Salteras, Olivares, Espartinas, Bormujos, Bollullos de la Mitación, Mairena del Aljarafe, Palomares del Río, Almensilla y Coria del Río), Crespo ha agradecido al presidente de la Confederación su “decidida apuesta” por recuperar este proyecto que el Organismo de cuenca ya tenía redactado en 2007.

El presidente, en este sentido, ha indicado que esta actuación es el último de los seis grandes proyectos que recibió el Organismo de cuenca de la Junta en situación irregular y que con su puesta en marcha todos ellos se encuentran en ejecución.

La restauración ambiental del arroyo Riopudio fue adjudicada en febrero de 2008 y una vez que el Estado inició las obras con fecha 1 de agosto de 2008, el proyecto pasó a ser gestionado por la Junta de Andalucía en enero de 2001, cuando asumió las competencias del Guadalquivir, aunque la Comunidad Autónoma terminó paralizándola en el año 2010 cuando solo se llevaba ejecutado un 17% de la misma.

Durante el tiempo en que la obra estuvo paralizada, la actuación que ya se había ejecutado sufrió erosiones, socavaciones, descalces y aterramientos como consecuencia de diversas avenidas entre los años 2009 y 2010, por lo que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir ha debido de retomar ahora el proyecto casi desde el inicio, firmándose el acta de reanudación de los trabajos con fecha 1 de agosto de 2013.

 

PLAN HIDROLÓGICO DEL GUADALQUIVIR

Manuel Romero ha explicado a los alcaldes de los nueve municipios directamente afectados –aunque su desarrollo beneficiará a toda la comarca del Aljarafe–, que el proyecto de restauración ambiental del arroyo Riopudio se enmarca dentro del Plan Hidrológico del Guadalquivir y que recoge actuaciones en el cauce y las riberas del citado arroyo a lo largo de 18 kilómetros.

Romero ha especificado que el proyecto ya está ejecutado al 30% y persigue redimensionar el cauce para conseguir más estabilidad hidráulica e hidrológica con estructura natural del río, recuperar la vegetación y proteger las márgenes frente a la ocupación privada, así como fomentar el uso público y social de la zona restaurada.

En cuanto al acondicionamiento del cauce, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir va a defender las márgenes y a construir once diques de pequeña dimensión, al tiempo que se repondrán estructuras de protección en los puentes existentes. Para la restauración ambiental, se va a disponer de vegetación de ribera con líneas de álamos, fresnos, salix y rodales, vegetación de transición con alameda y almez y con otras climatófilas como olivar, encinar, pinar y matorral.

Esta forestación de casi 140 hectáreas, ha explicado Romero, permitirá recuperar diversos paisajes de la zona, pues en total se van a plantar 36.661 árboles y 69.510 arbustos.

Finalmente, la delegada del Gobierno ha resaltado que con este proyecto se va a desarrollar un sendero de uso público de 34,1 kilómetros de longitud y tres metros de anchura, así como cuatro áreas de esparcimiento con sendas de conexión y zonas de aparcamiento, descanso y otras de uso común.

La Confederación Hidrográficadel Guadalquivir va a desarrollar esta actuación en el corazón del Aljarafe, una comarca compuesta de 30 municipios en la que residen más de 300.000 personas.

La degradación natural que ha sufrido la comarca es un efecto más de los intensos cambios de los usos del suelo que se han producido especialmente en esta zona. El arroyo Riopudio constituye uno de los pocos entornos naturales cercanos a Sevilla y su restauración reforzará la calidad urbana del Aljarafe y la recuperación de parte de su patrimonio natural, que se había perdido en el proceso de una transformación desordenada del territorio. Todo ello había provocado la desaparición del bosque de ribera y la aparición de especies invasoras que impedían la vegetación propia de este enclave, además de una importante alteración del régimen hidráulico que había incrementado la erosión y la disminución de la capacidad de drenaje y desagüe del cauce del arroyo Riopudio.

MAGRAMA