Luz verde a la adecuación del cauce y las márgenes de los ríos Sarria y Celeiro (Lugo), con una inversión de 6,7 millones de euros

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) ha formalizado hoy en Lugo el convenio de colaboración para la financiación y ejecución de las obras de adecuación del cauce y la ordenación de las márgenes de los ríos Sarria y Celeiro en el término municipal de Sarria (primera fase), así como la formalización de la encomienda de gestión para el mantenimiento y conservación de dichas obras.

 

130619 Convenio adecuación ríos Lugo,1_tcm7-286496

 

La rúbrica del convenio, presidida porel delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, ha sido formalizada esta mañana por Francisco Marín, presidente de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil del MAGRAMA; por el conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras, Agustín Hernández; y por el alcalde de Sarria, José Antonio García.

En el acto, celebrado en la Subdelegación del Gobierno en Lugo, también han estado presentes el subdelegado del Gobierno en Lugo, Ramón Carballo, y la delegada de la Xunta en Lugo, Raquel Arias, entre otras autoridades.

En total se invertirán 6,7 millones de euros, 5,2 millones de euros destinados a los trabajos de ejecución del proyecto y 1,5 millones de euros al pago de expropiaciones y asistencias técnicas, financiados en un 80% por el Ministerio, a través de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil con fondos europeos, y en un 20% por la Xunta de Galicia.

PROYECTO

Las actuaciones proyectadas en esta primera fase, que tendrán un plazo de ejecución de 24 meses, consisten fundamentalmente en el aumento de la capacidad de desagüe del río Sarria, afluente del Miño que atraviesa el núcleo urbano de Sarria, para facilitar y contener los caudales de avenida a su paso por la zona del malecón.

Para conseguir esta mejora de la capacidad de desagüe del río en el núcleo urbano, se actuará en dos puentes, una pasarela, y en el propio cauce, para ello se eliminarán una isla y se rebajarán otras que en la actualidad constituyen un obstáculo al flujo de agua, además se remodelará la zona de esparcimiento ubicada en la margen izquierda.

RÚA CASTELAO

Se elevará la rasante del vial actual de forma que en la zona del puente sobre el río Sarria se consiga un gálibo que permita el desagüe de la avenida de diseño. El encaje del nuevo puente con esta calle se conseguirá por medio de una estructura de vigas prefabricadas de sección doble T y una losa.

MÁRGENES IZQUIERDA Y DERECHA

En el Malecón se acondicionará el paseo, dotándolo de una barandilla resistente de 1 m. de altura y unos 300 m de longitud en vidrio con perfiles de acero inoxidable. Se remodelará la totalidad del paseo, tratando de romper con la linealidad actual mediante la instalación de canales ranurados de acero inoxidable en sentido perpendicular o en diagonal al río. En esta zona también se sustituirán las actuales luminarias, cuya tipología está actualmente prohibida, por leds, que presentan una mayor vida útil y requieren un menor mantenimiento.

En la margen derecha del río Sarria, aguas abajo de Ponte Ribeira, se ampliará la sección de desagüe mediante la excavación de un canal que discurre paralelo al río. El paso peatonal se retranqueará hasta los edificios más próximos, elevado sobre la fachada poco menos de 1m. Aguas abajo, el camino se eleva sobre el terreno actual, pasando sobre parte de la escalinata del Hotel Alfonso IX, para continuar en terraplén por delante del centro de salud y de su ampliación, a esta altura del río, se sustituirá la pasarela Toleiro por una nueva sin apoyos en el cauce y compatible con la avenida de diseño. Se eliminará la isla en la que asientan los cimientos del azud del canal del molino, que también se eliminará y se repondrá aguas abajo.

“La gran presión urbana en esta zona ha llevado al paulatino confinamiento del cauce, con una disminución de su llanura de inundación, lo que unido a la deficiente capacidad hidráulica de las diferentes estructuras que se han ido construyendo a lo largo de los años sobre el cauce (puentes, pasarelas peatonales), ha derivado en un incremento del riesgo de inundación de la villa”, ha explicado Francisco Marín, presidente de la Confederación Hidrográfica.

MAGRAMA