Los socialistas retoman su doble discurso del agua para el trasvase Júcar – Vinalopó

El debate del agua ha vuelto a reeditar el doble discurso de los socialistas en la Comunidad Valenciana, en esta ocasión, para la aprobación del Plan de Cuenca de la Demarcación del Júcar. Así, mientras en Alicante el PSOE ha votado a favor de las alegaciones para que se utilice una segunda toma en el trasvase al Vinalopó, en Cortes de Pallás, en Valencia arremeten contra esta posibilidad que consideran fruto de las «presiones» del que denominan «lobby alicantino».

 

cerdanpuig--644x362Ximo Puig y David Cerdán, en el centro, durante la presentación de la candidatura del primero

 

Es el último episodio de una trayectoria que viene de largo. En perspectiva, hace casi una década, el entonces secretario general del PSPV-PSOE Joan Ignasi Pla había convencido repentinamente a los regantes de la provincia de Valencia, en una reunión en la sede socialista de Blanquerías, de que la toma del trasvase debía ser la del Azud de la Marquesa, cuando hasta entonces aceptaban la otra.

LA TERCERA VÍA
En cambio, desde el Consell tienen en mente una solución un tanto salomónica, una tercera vía para acercar posturas: que la toma de Cortes de Pallás se utilice preferentemente para abastecimiento humano, de forma que se garantice en todo momento la calidad del agua, y se recurra al otro punto más bajo para el regadío.

Desde Jóvenes Agricultures-Asaja de Alicante, su presidente Eladio Aniorte apuntó ayer también por las «dos opciones» pactadas en una negociación. «Cuando haya agua suficiente y les sobre a los regantes de Valencia, se hace trasvase sin perjudicarles», propuso, con el matiz de que más abajo, en la otra toma, el coste económico se triplica por el bombeo. «Es una decisión política y por encima de declaraciones los responsables deben hacer justicia», apostilló, sin obviar críticas incluso a sus compañeros de Asaja en la provincia vecina, que «son valencianos antes que nada más y no dan ni una gota de agua a Alicante» a pesar de que los informes técnicos no consideran el caudal del Azud de la Marquesa apto para beber ni para regar.

El presidente de AVA-Asaja, Cristóbal Aguado, avisó ayer a la Generalitat y al Gobierno central de que los regantes y agricultores valencianos «no están dispuestos a que por intereses políticos a corto plazo se ponga en juego el futuro económico de miles de familias valencianas» ya que «no se puede trasvasar el agua que no se tiene».

Además, replicó a los regantes del Vinalopó que la calidad del agua desde esta toma es «perfecta» para el riego y que si no la quieren hay otros muchos que «la recibirían dando las gracias», por lo que si ahora «quieren agua de Vichy, que vayan y se la compren allí embotellada, que los agricultores valencianos la usarán encantados».

Leer artículo en diario ABC