Los regantes siguen adelante con las movilizaciones contra el tarifazo

El presidente de la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (FENACORE), Andrés del Campo, afirmó hoy que el regadío sigue adelante con su plan de movilizaciones previstas en protesta contra la subida indiscriminada e injusta de las tarifas eléctricas y con el objetivo de reivindicar la puesta en marcha de medidas que permitan conseguir un escenario energético más competitivo.

 

imageAndrés del Campo, presidente de FENACORE

 

De esta forma, al término de la reunión mantenida con el director general de Política Energética del Ministerio de Industria, Jaime Suárez, el presidente de Fenacore calificó el encuentro de cordial y cercano, pero reconoció que no se han producido avances significativos en la negociación como para poner freno a las movilizaciones que llevarán al regadío español al completo a manifestarse el próximo día 26 de febrero, coincidiendo con el inicio de la campaña de riego.

Desde que se suprimieran las tarifas especiales en 2008, la factura de la luz se ha encarecido con la excusa del déficit de tarifa en una media superior al 80%, con un incremento de los costes fijos -regulados- de más del 1.000%. De esta forma, los regantes están pagando a día de hoy un sobrecoste de 311 millones anuales más que hace seis años, de los cuales 100 millones corresponden sólo a la reforma energética del pasado verano.

Bajo el lema “El regadío agoniza. No al tarifazo”, más de 50.000 regantes reivindicarán la aplicación de un IVA reducido en el suministro eléctrico para regadíos, como ya sucede en Italia; el pago de la potencia realmente utilizada en lugar de la contratada para evitar un gasto innecesario fuera de los meses de riego; la firma de más de un contrato al año con las compañías eléctricas o bien, la despenalización de los contratos de temporada, así como la normativa marco adecuada para la producción de energía distribuida cerca de los centros de consumo.

Según del Campo, “no pedimos subvenciones ni tratos de favor, sólo pagar de acuerdo a nuestra condición de consumidores estacionales; no tiene sentido pagar todo el año por lo que utilizamos sólo seis meses. Los regantes también somos artistas, pero de la producción de alimentos ¿por qué no podemos acceder a un IVA reducido?… De lo contrario, con semejantes costes, se está condenando al regadío a su desaparición”.

ION COMUNICACIONES