Los regantes de Lleida se desmarcan de los problemas del delta del Ebro

“¡Ojalá el Ebro pudiera tener el doble de caudal ecológico, y así reduciría la salinidad en el delta! Pero agua hay la que hay y los campos también tienen que regarse para que produzcan alimentos”. Lo explica Ramon Carné, presidente del canal de Urgell, una infraestructura centenaria que riega 70.000 hectáreas de cinco comarcas de Lleida a través de un canal principal de 240 kilómetros, otro auxiliar y cuatro acequias.

 

1394392731_335884_1394392806_noticia_normalEl Ebro, a su paso por Tortosa. / JOSEP LLUÍS SELLART

 

Este canal, que se abastece de los pantanos de Oliana y Rialb, tiene otros usos además del riego: abastece de agua potable a un centenar de poblaciones, industrias y explotaciones ganaderas. Tiene una concesión administrativa de 9.000 metros cúbicos anuales por hectárea, aunque en campañas secas no llega a consumir esa cantidad. El 60% del agua la destina a riegos.

El agua ha sido siempre una materia sensible y cualquier cambio de caudales o proyecto de trasvase suscita confrontaciones de difícil arbitraje. La última batalla ha empezado a librarse por el nuevo Plan Hidrológico del Ebro, aprobado hace quince días por el Gobierno central. Sus detractores afirman que comportará graves consecuencias ambientales en el delta, un espacio natural declarado reserva de la biosfera por la Unesco.

Los contendientes en esta nueva guerra del agua están dispuestos a defender sus posiciones con todas sus armas, políticas y legales, como hicieron hace diez años ante el Plan Hidrológico Nacional (PHN) presentado por el Gobierno de José María Aznar. Entonces la oposición en las comarcas del Ebro fue tan fuerte que el documento no llegó a aprobarse.

Las hostilidades, siempre latentes, están declaradas. A un lado, los regantes, la industria, las eléctricas y la gran mayoría de municipios de nueve provincias afectadas por el plan, entre ellas Lleida. En el otro bando están la Generalitat, los habitantes de les Terres del Ebre y diversas asociaciones medioambientales.

Leer artículo completo en diario EL PAIS