Los regantes de la Ribera no aceptarán más cesiones de agua al sur que el trasvase

Los regantes de la Ribera no aceptarán otra línea de agua para las comarcas del sur de la Comunidad Valenciana más allá del trasvase Júcar-Vinalopó, que esta semana se puso en marcha desde el azud de la Marquesa, en el término municipal de Cullera. La nueva idea del Consell de la Generalitat de permutar 12 hectómetros anuales del pantano de Alarcón para uso doméstico, por otros tantos del embalse de Bellús para riego, tampoco es aceptada.

 

riberaUn momento de la entrega de premios de Xúquer Viu 2014.

 

Así lo expuso públicamente la noche del viernes en l’Alcúdia José Pascual Fortea, presidente de la Comunitat de Regants de Sueca y portavoz de la Unidad Sindical de Usuarios del Júcar (USUJ).

Fortea desmintió las declaraciones realizadas el pasado jueves en el Mareny de Barraquetes por José-Alberto Comos, director general del Agua de la Generalitat, en el sentido de que falta “un centímetro” para que los usuarios de la Ribera acepten la propuesta del Consell ante las exigencias del Vinalopó y l’Alacantí.

El portavoz de los regantes del Júcar no dudó en afirmar que Comos y el presidente Alberto Fabra “no tienen ni idea”. Y fue más allá cuando consideró una irresponsabilidad de ambos, y del “superconseller” José Císcar”, olvidar a la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) y a representantes de la cuenca cedente en el acto protocolario del inicio de distribución del agua del Júcar llegada al Vinalopó esta misma semana. Para Fortea, “la Generalitat no pinta nada en toda esta historia porque estamos hablando de una competencia estatal administrada a través del la CHJ”.

Dijo que no van ceder “ni un litro para que comercialicen con ella”. Aseguró haber estado esta misma semana en el Vinalopó Mitjà donde “nos entendemos porque ellos son regantes como nosotros”. Criticó que se quiera abrir una concesión del Júcar, de uso doméstico, para las tierras valencianas del sur cuando “se le niega a la Ribera”.

Leer artículo completo en diario EL PAÍS