Los regantes de Alicante comienzan a recibir agua del Júcar cuando las reservas han caído al 36,8%

El caudal acumulado en la cuenca ha descendido 480 hectómetros cúbicos en los últimos cinco meses • El postrasvase del Vinalopó, construido por la Generalitat valenciana, ha empezado a funcionar desde este martes • La Junta central de usuarios solicita que la toma inicial de agua se traslade a Corte de Pallás, para que el líquido sea de mayor calidad


 

El Vinalopó a su paso por Elda. Foto: Enrique Íñiguez Rodríguez

(vocesdecuenca) El agua del Júcar ha llegado este martes a la comarca del Vinalopó. Así lo refleja la prensa alicantina que se hace eco del llenado del embalse de José Ramón García-Antón con los primeros recursos hídricos procedentes del embalse de San Enrique. El hito histórico, demandado por los regantes de la zona hace 592 años. El denominado postrasvase ha sido construido por la Generalitat Valenciana y ha tenido un coste de 70 millones de euros. Sin embargo, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha informado este martes de una nueva caída de la reserva hidráulica de la cuenca del Júcar, que en la actualidad es del 36,8%. Actualmente se estima que la reserva total estimada es de 1.227 hectómetros cúbicos sobre un total posible de 3.336 hm3. El pasado año para estas fechas era de 1.607 hm3.

En el inicio del verano, la cuenca contaba con 51,5% de capacidad, habiendo perdido el 14,7% de capacidad poco más de cuatro meses. El pasado 10 de octubre, el MAGRAMA autorizaba el trasvase de 101,7 hectómetros cúbicos del Tajo-Segura en los próximo tres meses.

Desde la Junta central de usuarios del Vinalopó se solicita que se recupere la toma de Cortes de Pallás en Valencia para que el caudal de agua sea de mayor calidad y a un menor precio, que según la Junta central es actualmente de 400 millones de euros de gasto hasta la fecha. Los regantes piden que se cambie la toma de captación de agua del Júcar desde Azud de la Marquesa, hasta la cabecera del río.

Manuel Serrano, presidente de la Comunidad de Riegos de Levante y vicepresidente del Sindicato Central del Tajo-Segura apela “a la solidaridad”, en declaraciones aparecidas este miércoles en el diario La Verdad de Alicante, de los regantes de la cabecera del Júcar”, y asegura que “el agua que recibimos no es gratuita. La pagamos bien pagada”.

El medio informativo señala que el embalse de San Diego se llenó con 12 hectómetros cúbicos, de los cuales se han aprovechado 4 por la pérdida de 8 por el sol y el paso del tiempo.

Historia del trasvase hídrico a la comarca alicantina

Según indica la Junta central de usuarios del Vinalopó alicantino y el Consorcio de aguas de la Marina baja, el primer gran proyecto en un trasvase de aguas planteado en España fue el Júcar-Vinalopó, tal y como está recogido en el acta del Consejo de Elche el 27 de mayo de 1420. El marquesado ilicitano conseguía el permiso de Chinchilla y Villena para dicha conducción. El proyectó se reanudó en los siglos siguientes con la nivelación de terrenos para conducir la acequia, en 1568, o la el intento en 1628 para que el agua llegase definitivamente, ello con la oposición de la capital de Valencia. Un proyecto realizado por el arquitecto Emilio Jover que pretendía construir de 165 a 211 kilómetros. El canal regaría la provincia de Albacete y entraría hasta Alicante por la comarca del Vinalopó.

Ya en el siglo pasado y ante la demanda de los regantes alicantinos, la Confederación Hidrográfica del Júcar redactó tras la Guerra Civil un Plan General de Riegos de la provincia alicantina dentro del primer Plan Nacional de Obras Hidráulicas a cargo de Manuel Lorenzo Pardo. Los embalses de Contreras, Alarcón y Turia garantizaban el caudal para la provincia valenciana. El plan preveía una conducción de 405 kilómetros que finalizaría en Villena y que suministraría agua a los regantes de Vinalopó, Campo de Alicante y Marina Baja.

El Anteproyecto General de Aprovechamiento conjunto de los recursos hidráulicos del Centro y Sureste de España, denominado también Complejo Tajo-Segura, y que se redactó en 1967, contemplaba el comienzo de aportaciones hídricas en 1979.

Años más tarde, el Proyecto de directrices del Plan Hidrológico del Júcar de 1992 se contemplaba la construcción del canal Júcar-Marinas-Vinalopó para el 2002. El 6 de agosto de 1997, el Plan Hidrológico de la cuenca del Júcar aprobaba la transferencia Júcar-Vinalopó. Un año más tarde se constituiría la empresa pública Aguas del Júcar, S.A. que llevaría a cabo los estudios técnicos para realizar la obra. Paralelo a ello, los regantes y usuarios constituían tres entidades que junto con la empresa creada firmaban en julio de 2001 un convenio para la financiación, ejecución y explotación de la obras de conducción a la comarca. La Junta central quedaba constituida el 8 de enero de 2003.

 

¿Quieres recibir esta y mucha más información de forma gratuita directamente en tu correo electrónico? Subscríbete en nuestro boletín digital