Los regantes alertan de que sólo hay agua hasta mayo y no pueden esperar a que se repare el Júcar-Vinalopó

Reclaman un “by pass” en Villena para evitar que el caudal tenga que pasar por el embalse de San Diego

 

Ni un paso atrás con el Júcar. El portavoz de la Federación Provincial de Comunidades de Regantes y de la Junta Central del trasvase Júcar-Vinalopó, Ángel Urbina, reclamó ayer al Consell y al Ministerio de Agricultura la construcción de un “by-pass” en Villena, que permita que la provincia pueda seguir recibiendo los caudales del Júcar mientras se solucionan las filtraciones detectadas en el embalse regulador de San Diego. La presa estará cerrada un año desde febrero por las obras de reconstrucción que tiene que llevar a cabo Acuamed, lo que vuelve a dejar sin ningún tipo de recursos hídricos a 16.000 agricultores del Medio y el Baix Vinalopó. Los regantes alertan de que los caudales que se han almacenado tras vaciar San Diego garantizan caudal de riego hasta mayo. “A partir de ahí volverán los problemas porque todas las previsiones que manejamos es que en 2013 se va agudizar la sequía”, señaló Ángel Urbina.
Urbina subrayó, en este sentido, que el agua del Júcar que la llegado desde Villena ha salvado muchas cosechas en el Vinalopó y, además, animado a los agricultores a plantar este invierno. “Si ahora nos quedamos sin agua será la ruina porque el acuífero de Crevillent, declarado en sobreexplotación desde 1987, está en una situación muy delicada, debido a que el agua se extrae ya 600 metros, ciento cincuenta por debajo del nivel del mar, lo que puede generar hasta problemas de intrusión marina”.
El portavoz de los regantes alertó de que “el problema de San Diego es grave. Puede ser menos problemático si al final los técnicos descubren que las filtraciones son producto de los pozos artesianos mal cerrados sobre los que se construyó el embalse. Pero si el tema, como parece, es el de la falta de impermeabilización, el problema será mucho más grave y no nos podemos quedar sin agua”, apuntó el portavoz de los regantes.

Fuente: Diario Información