Los efectos devastadores de la sequía en España

La ausencia de precipitaciones ha agravado el déficit crónico de agua en la Comunidad Valenciana, una región en la que durante el último año hidrológico ha llovido un 65 por ciento menos de lo que suele ser habitual en otoño y primavera. En algunos puntos de las provincias de Alicante y Castellón apenas se han recogido en los últimos nueve meses cinco litros de agua por metro cuadrado, de acuerdo con los registros de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

 

sequia2--644x362Embalse de María Cristina en Castellón

 

Esta situación ha dado lugar a estampas desérticas en la Comunidad Valenciana en lo que, para el presidente de Asaja-Alicante, Eladio Aniorte, ya supone «la peor sequía de los últimos cincuenta años». La Unió de Llauradors, por su parte, ha cifrado las pérdidas en 320 millones de euros, especialmente en los cítricos, los cereales, el olivo y la vid.

En embalses como el de María Cristina en la provincia de Castellón el agua brilla por su ausencia, mientras que localidades como Muchamiel, en Alicante, se asemejan más al paisaje africano que al europeo. Las almendras se secan en los árboles y los campos de cerelas, sedientos, no crecen.

Ante esta situación, la Generalitat y el Ministerio de Agricultura ya han entablado conversaciones con los representantes del sector para habilitar ayudas para las explotaciones agrícolas y ganaderas más afectadas por la sequía, que pasarían por exenciones fiscales en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

A la espera de que las lluvias previstas para la próxima semana hagan acto de aparición, tampoco se descarta aplicar restricciones al consumo de agua a medio plazo.

Leer artículo en ABC Sevilla