Los alcaldes de Murcia rechazan la propuesta de unir Acuamed con la Mancomunidad y de privatizar la gestión

Los alcaldes de la Región de Murcia rechazan la propuesta de unir Acuamed con la Mancomunidad de los Canales del Taibilla, que abastece a 79 municipios de Murcia, Alicante y Albacete, y de privatizar la gestión.

 

 

fotonoticia_20130121105146_500Los alcaldes de la Región de Murcia rechazan la propuesta de unir Acuamed con la Mancomunidad de los Canales del Taibilla, que abastece a 79 municipios de Murcia, Alicante y Albacete, y de privatizar la gestión. Desde el Ayuntamiento de Cartagena, su alcaldesa, Pilar Barreiro, ha reiterado el apoyo a la Mancomunidad “por su ejemplar funcionamiento en la gestión del agua”.

Según han informado a Europa Press fuentes municipales, la alcaldesa ha mantenido contactos tanto con el consejero de Agricultura de la Comunidad, Antonio Cerdá, como con otros alcaldes “para seguir una misma línea de actuación”.

Se ha reunido también con responsables de la Mancomunidad “que han despejado determinadas incertidumbres ante la posible desaparición de esta entidad” ya que, según las mismas fuentes, “no hay ninguna decisión tomada respecto a una hipotética absorción por Acuamed”. En cualquier caso, el Ayuntamiento de Cartagena asegura estar satisfecho con el funcionamiento de la Mancomunidad, que considera “ejemplar”.

El Ayuntamiento de Lorca ha resaltado, por su parte, que “la Mancomunidad ha prestado durante décadas y sigue prestando un gran servicio a la ciudadanía murciana”. Sin embargo, ha apostillado a Europa Press, “la política errática del Ejecutivo presidido por José Luis Rodríguez Zapatero y los proyectos de desalación han propinado un duro golpe a este organismo histórico”.

Desde Lorca esperan a la presentación del estudio que elabora el Ministerio de Medio Ambiente “para analizar el impacto real de las medidas que pudieran ser adoptadas en un futuro con todos sus pros y sus contras”. El Ayuntamiento de Puerto Lumbreras ha preferido no pronunciarse de momento.

En esta línea el alcalde de Beniel, Roberto García, ha declarado que la Mancomunidad es una entidad que “funciona bien”, con unos servicios “competentes, efectivos y eficaces” hacia los ayuntamientos,  “que percibimos un agua de calidad”, encima “da empleo a más de 300 personas”.

A su juicio, “privatizar ahora mismo la institución es dar opción a que una empresa con ánimo de lucro sea la que gestione el agua, para sus propios intereses”. A lo que se une que la calidad del agua “bajaría”, ya que la empresa “va a ganar dinero y ahorrar costes”, ya sea “mandando al paro a trabajadores de la Mancomunidad o evitar los mismos subiendo el agua a unos tramos que no podamos asumir los ayuntamientos”.

Por lo que “no lo comparto ni soy partidario de que una empresa privada gestione un ente tan importante y más en una región donde el agua es tan fundamental y la gran bandera del PP”, ha señalado García quien ha declarado que esto “no se puede consentir”.

Y es que, ha insistido en declaraciones a Europa Press, “mandaría al paro a mucha gente, los ayuntamientos no podríamos soportar los precios del agua que se pueden establecer y la calidad del agua sería muy baja”.

QUÉ PASARÍA CON IMPAGOS

Por su parte, el alcalde de Molina de Segura, Eduardo Contreras, considera que un adelgazamiento de la Administración “es en principio bueno” pero hay cosas que “están funcionando muy bien como la Mancomunidad”, que es, desde su punto de vista, “modélica”, a pesar “del impago por parte de algunos ayuntamientos”.

Tras lo que se ha preguntado “qué pasaría con el impago de algunas administraciones locales”. Por lo que, según Contreras, “habría que estudiar bien el proceso” aunque ha matizado que lo que se privatiza “es la gestión”, no el agua, e independientemente de su poder adquisitivo “debe estar al alcance del ciudadano”. A pesar de ello opina que “habría que excluir a la Mancomunidad de ese proceso de privatización”.

Por su parte, el alcalde de Ricote, Celedorio Moreno, opina que una entidad de este tipo “tiene que ser pública”, a su juicio, “no se puede privatizar”, debe ser un ente “que depende directamente de la administración” porque “estamos jugando con la salud de todos los usuarios del agua”.

Por lo que, desde su punto de vista, “no debería ponerse en manos de una empresa privada, que puede reducir costes más de lo debido”. En cualquier caso imagina que “nos pondrán al corriente de las ventajas e inconvenientes de esa posible privatización”.

Fuente: EUROPAPRESS