Lonza reduce los químicos un 60% al tratar aguas residuales

La compañía que dispone de una planta en Porriño invierte en sostenibilidad y entre otros proyectos trabaja también en uno de reutilización del agua de riego

Lonza Biologics Porriño ha logrado reducir en un 60% el uso de componentes químicos en el tratamiento de sus aguas residuales, una consecuencia de un programa de innovación que ha puesto en marcha la planta y que ya exporta a factorías del grupo en todo el mundo.

Alejandro García, jefe de medioambiente y seguridad y salud laboral de Lonza, explica que “en 2011 empezamos a plantearnos cómo queríamos que fuera la empresa en el futuro y apostar por el largo plazo y en ese contexto creemos que la sostenibilidad es una necesidad para la empresa y que va más allá de la responsabilidad social corporativa”, explica. Partiendo  de esa idea “intentamos aprovechar todas las sinergias dentro de la empresa para buscar todo aquello que minimizara el impacto en nuestra actividad y redujera riesgos”, precisa.

De esta forma nació el proyecto de reducir el uso de químicos en el tratamiento de aguas residuales que llegan a la EDAR municipal de Guillarei. “A ellos el agua les llega con una parámetros buenísimos y les ayuda a utilizar también menos químicos para el resto de efluentes que les llegan”, explica Alejandro García.

Uno de los elementos clave son las bacterias “que degradan la materia biodegradable y lo que tenemos que hacer es que trabajen lo más tranquilas posibles y por ejemplo la temperatura debe estar en un rango porque si sube se vuelven perezosas, así que en verano duchamos el tanque para que mantenga la temperatura y ese agua se recoge y se vuelve a utilizar”, señala el responsable de medioambiente de Lonza.

Alejandro García precisa que “invertimos en sostenibilidad porque queremos dejar un mundo mejor pero también porque es rentable para la compañía. Sostenibilidad significa competitividad, confianza y fiabilidad”, los valores que quieren transmitir.

Leer artículo completo en La Región