Las reservas de los embalses catalanes marcan su mínimo anual. La falta de lluvias sitúan la capacidad media por debajo del 45%.

Las reservas de agua en los embalses catalanes han marcado esta semana su mínimo anual, al situarse por debajo del 45% de su capacidad, con unos 1.300 hectómetros acumulados –900 en la cuenca del Ebro y unos 400 en las cuencas internas.

 

(elperiodico) Los datos de la Agència Catalana de l’Aigua (ACA) y de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) reflejan que desde finales de junio, cuando se inició el verano y los pantanos estaban por encima del 71%, éstos han perdido más de 800 hectómetros cúbicos. De hecho, los embalses están más de 200 hectómetros y trece puntos porcentuales peor que hace un año, al mismo tiempo que las cifras muestran que la situación actual en ambas cuencas es peor que la media del último quinquenio.

A falta de las lluvias que puedan llegar en otoño, Catalunya ha vivido el invierno más seco desde que se tienen registros, una primavera que permitió remontar en parte la situación, y de nuevo el tercer verano más seco y cálido desde hace 70 años, cuando se inició la recogida sistemática de datos meteorológicos todo el territorio.

Desde el 71% en junio

Los 16 embalses más representativos de la cuenca del Ebro y los situados sobre los ríos interiores –principalmente Ter y Llobregat–, estaban al 65% a medios de enero, al 63% en febrero y al 60% en marzo, si bien remontaron hasta el 63% en abril, el 68% en mayo y el 71% en junio, antes de volver a bajar hasta el 45% actual.

En total, los embalses en territorio de Catalunya sobre el Ebro y sus afluentes se sitúan alrededor del 40% de su capacidad –diez puntos peor que hace un año–, mientras que los de las cuencas internas están al 57% –21 puntos peor–.