Las inundaciones del 11 septiembre de 1891 en el sureste español

El 11 de septiembre de 1891 lluvias torrenciales destruyeron varios pueblos de las provincias de Toledo y Almería, con numerosas víctimas mortales.

MA5 copia

La posición del anticiclón en Centroeuropa propició una entrada de aire frío y éstas masas de aire se posicionaron sobre el Golfo de Cádiz, situación ideal para que se den fuertes precipitaciones en el sureste español. Fuertes precipitaciones descargaron en la mañana del día 11 de septiembre de 1891 sobre la provincia de Toledo. Al mismo tiempo, tormentas tan intensas o mayores asolaban varios pueblos de Almería y Valencia.

El día 12 empezaron a conocerse en Madrid los efectos de alguna tempestad horrorosa, por la interrupción de las vías férreas y del telégrafo. El día 13 era público que la catástrofe había alcanzado proporciones extraordinarias en varias provincias, pero especialmente en las de Toledo y Almería. Se hablaba de la destrucción de la población de Consuegra (Toeldo) y de 80 muertos en la ciudad de Almería, además de otros pueblos donde la destrucción era muy grande, aunque no se citaban víctimas personales.

En Almería, 16 personas perdieron la vida en los Barrios Alto y San José, las aguas de la Rambla Alfareros invadieron las calles más céntricas. En Albox (Almería) la avenida destruía las frondosas huertas, arrasaba el muro de defensa y las casas que en él se apoyaban. El río Adra, el Almanzora y sus afluentes producían análogos desastres. Albuixoch, Masalfasar y otros pueblos de la provincia de Valencia, habían sufrido también considerables pérdidas.

ALMERÍA

La lluvia no cesaba, además de forma muy intensa y las calles de Almería eran grandes riadas y como las ramblas de Almería (Alfareros, Iniesta, Amatisteros, Belén y la del Obispo) salieron y se desbordaron.

El Barrio Alto estaba en parte destruido. Las casas de la Calle Granada, las contiguas a la Rambla de Belén y la de la calle Regocijos, así como las comprendidas entre éstas habían sido destruidas por la corriente. Fueron 16 las víctimas mortales de en los Barrios Alto y San José. El colegio de la Compañía de María sufrió daños considerables y muchas personas se quedaron sin casas, con lo cual se tuvo que construir una pequeña barriada para los sin techo, que es el actual barrio de la Caridad, cercano al Quemadero.

De esas inundaciones queda un recuerdo en homenaje a las víctimas que murieron en esas riadas: la escultura de la Caridad. Es la escultura más antigua que hay en Almería y que ha sido restaurada, ejecutada en hierro fundido, estaba ya en muy mal estado. Se trata de una madre que paseaba cercana a la rambla, la rambla se desbordó y el hijo que llevaba junto a ella se fué al ver tanta agua, ella que llevaba un bebé cogido en un brazo, fue a por su hijo y la rambla también se los llevó.

66613108 ma26capture-20130827-194904 Malecon_Rambla_Belen_Almeria

ALBOX

El viernes 11 de septiembre de 1891 amaneció con un cielo cubierto. En torno a las 11 de la mañana comenzó la tormenta con una lluvia torrencial no conocida ni por los más mayores. Duró alrededor de 3 horas con cortos intervalos de parada. Una gran mole de agua turbia y cenagosa se despeñaba por el ancho cauce, cubriendo los extensos pagos y huertas. La Rambla de Albox cogió tal volumen de agua que, penetrando en la plaza, derribó el muro que la defendía. Se desplomaron las casas de la Calle de los Álamos que sobre él se apoyaban. La primera lengua de agua y sedimentos castigó la población a las 2 de la tarde. Fueron un total de 8 avenidas las que destruyeron este municipio. En las calles contiguas, la inundación causó estragos. Los bancales quedaron cubiertos por una capa de aproximadamente un metro de rocas y arena. Sitios donde anteriormente pasaba la rambla quedaban obstruidos por inmensas rocas. Las fuentes que regaban las huertas y la que abastecía al pueblo quedaron inutilizadas.

ma4 MA5 copia ma11 m10

ADRA

El estado había realizado obras de canalización del Río Adra, realizando un nuevo cauce y con los productos de la excavación realizada se taponó el cauce original y así defender al pueblo de las avenidas. El 11 de septiembre de 1891 las aguas del río Adra elevaron muy rápido el nuevo lecho y inundaron toda la vega, dejando inutilizados gran parte de las huertas que allí había. También socavaron la obra que se había realizado para taponar el anterior cauce, con el consiguiente peligro que eso planteaba.

CONSUEGRA

Desde el día anterior,  el Amarguillo, riachuelo que cruza la población, crecido por abundantes lluvias en el término de Urda, arrastraba troncos de árboles y aun aperos de labranza; el día 11, lloviendo sin cesar torrencialmente, el humilde riachuelo creció  e inundó las calles, pasó por la infortunada población con asolador torrente, arrollando cuanto encontraba al paso, arrastrando en sus aguas cenagosas las casas, los enseres domésticos y, lo que es más triste, á centenares de habitantes. La rotura de un dique de contención cercano al pueblo provocó la rápida subida de las aguas hasta una altura de cinco metros. Los objetos que arrastraba el agua taponaron el primero de los 4 puentes de sillería con que contaba Consuegra. A las 11 y cuarto de la noche, el Amarguillo se desbordó por completo. Las víctimas mortales se cuantificaron en 359. El torrente arrasó dos tercera partes de la población. También se produjeron daños cuantiosos en la vega de los pueblos cercanos: Madrilejos, Camuñas y Villafranca de los Caballeros.

Clip_2 02Nueva imagen (11) 03Nueva imagen (12) 09Nueva imagen (7) 11Nueva imagen (8) 40 Nueva imagen (6) 42 Nueva imagen (15) 43 Nueva imagen (16)

Por Francisco J. Rodríguez Carricondo