Las incógnitas del Júcar-Vinalopó

Gobierno y Generalitat activaron el miércoles la cuenta atrás para tratar de poner en marcha una infraestructura que ha supuesto una inversión de más de 400 millones y que sigue inactiva por falta de usuarios: el trasvase del Júcar-Vinalopó. Salvo nuevos imprevistos, el agua debe circular por la conducción con destino a los cultivos de Alicante a partir de julio.

 

13962512306563El embalse regulador de San Diego, en Villena, lleno durante la fase de pruebas

 

El acuerdo se adoptó en paralelo a la aprobación del nuevo Plan de Cuenca del Júcar y tras la asignación de 45 millones de euros en obras de modernización en la Acequia Real del Júcar para satisfacción de los regantes valencianos. Pero, además, se completó con la firma de un protocolo que rescata la construcción de una segunda toma -en realidad, la toma original en Cortes de Pallás anulada por la ministra socialista Cristina Narbona- para satisfacción de las reivindicaciones de los regantes de Alicante.

Ese protocolo incluye seis puntos básicos: la prioridad de los regadíos de Valencia; la activación del envío de 15 primeros hectómetros cúbicos anuales para regadío hacia Alicante desde la toma del Azud de la Marquesa (la desembocadura del Júcar); la activación de otros 12 hectómetros para consumo humano que se canalizarán provisionalmente desde el embalse de Alarcón hasta l’Alacantí y la Marina Baixa;la encomienda de la gestión de esos recursos a la Junta Central de Usuarios del trasvase;la elaboración de estudios para encontrar la mejor solución a los problemas de escasez de las cuencas alicantinas y la sobreexplotación de los acuíferos;y, por último, la puesta en marcha del convenio firmado en octubre de 2001 en el que se fijaba la toma de Cortes de Pallás (la cabecera del río).

El Ministerio de Medio Ambiente y la Conselleria de Agricultura presentaron el protocolo como una solución de consenso. Sin embargo, lo cierto es que no ha logrado disipar el malestar entre los regantes valencianos y todavía existen incógnitas por resolver en su desarrollo

Leer artículo completo en diario EL MUNDO