Las descargas de agua a las marismas de Doñana descienden un 90% en 30 años, según WWF

La asociación ecologista WWF ha denunciado este miercoles que la extracción intensiva —y en muchas ocasiones ilegal— del acuífero Almonte-Marismas desde los años 80 está provocando la reducción de hasta el 90 por ciento de las descargas de agua a las marismas de Doñana. En un comunicado, WWF ha destacado que los datos del “informe sobre la situación cuantitativa y evolución de niveles en el acuífero Almonte-Marismas” del año hidrológico 2011—2012, último realizado por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, confirman que “el acuífero de Doñana continúa su progresivo deterioro”.

 

thumbMarismas en Doñana de extraordinaria importancia para la cría de aves, refugio del lince ibérico y ecosistemas de dudas y playas / 20MINUTOS

 

Esto se suma a un Índice de Explotación superior al 80 % y a los daños ambientales derivados de los descensos del acuífero, indica la organización ecologista.

Pese a los buenos años pluviométricos que se han dado desde el 2005—último año que se considera seco según la serie histórica 1971-2012—, “no se ha producido la recuperación de los niveles del acuífero y, lo que es aún más preocupante, en octubre de 2012, un 37 % de los puntos de control del acuífero estaban en peor situación que en 1995, el año de referencia por tratarse del que cerró el ciclo más seco de la serie histórica 1970-2012″.

Esto significa, según la organización, que, pese a las lluvias de los últimos años y las supuestas medidas de control que han puesto en marcha las administraciones públicas, “más de un tercio del acuífero está en peor situación que tras la última gran sequía que sufrió Doñana (1991-1995)”.

Ante esta situación, WWF considera que es necesario declarar “en mal estado el acuífero de Doñana” y que se apliquen las medidas de control que prevé la Ley de Aguas en su artículo 56, que permitirían reordenar el uso del agua en la zona.

Además, WWF cree que es imprescindible que la CGH “mejore y complete la red de control y seguimiento de las aguas tanto superficiales como subterráneas en Doñana”.

Leer artículo en diario 20 Minutos