“Las depuradoras son imprescindibles”

La encrucijada en la que sigue atrapado el Ayuntamiento por las obras que deberían poner fin a los problemas de abastecimiento y los vertidos residuales en Karrantza centra las conversaciones entre los ganaderos. Las explicaciones del equipo de gobierno acerca de su negativa a ingresar en el Consorcio de Aguas no convencen en el valle. También el sindicato ENBA se ha sumado al debate al calificar de “incomprensible, inexplicable y ambiguo el posicionamiento del alcalde en cuanto a la gestión del agua y los residuos”.

 

 

Imagen de una de las alrededor de 200 explotaciones ganaderas repartidas por el valle de Karrantza. (Jose Mari Martínez)

Imagen de una de las alrededor de 200 explotaciones ganaderas repartidas por el valle de Karrantza. (Jose Mari Martínez)

Karrantza Zabala y Bildu aducen que entrar en la entidad acarrearía un incremento de la factura que podría llegar a los 2.000 euros por recibo. Trabajadores del sector primario del valle aseguran que “ganaderos de otros municipios consorciados están pagando cuatro euros por animal al mes; es decir, a una granja de cien animales le saldrían 1.200 euros cada tres meses -la periodicidad con la que se abonaría el recibo en Karrantza- en época de invierno”, compara Pedro Barreras, que posee una explotación de 150 cabezas.

Los ganaderos asumen que una hipotética entrada en el Consorcio de Aguas se traduciría en un alza en el recibo. “Está claro que el agua subiría”, sostienen. En la misma línea, ENBA remarca que “como es lógico, si se realizan inversiones de depuración y en el tratamiento de aguas residuales, también es lógico que la factura suba”. No obstante, “al igual que se establece en la Directiva marco europea del agua y en la Ley del agua aprobada por el Parlamento Vasco, es necesario establecer tres tipos diferentes de tarifas: para las industrias, para los hogares y para los usos agrarios, que no necesitan servicio de saneamiento de aguas”. Los ganaderos plantean que se les aplique la última de estas modalidades. “Ha cambiado la normativa y ahora se puede solicitar que se nos declare exentos de abonar el coste del saneamiento”, exponen Pedro Barreras e Iñigo Hernaiz, dueño de otra granja con más de 200 animales. En caso de que Karrantza continúe al margen del Consorcio y apueste por una gestión municipal del agua, “se produciría un incremento del 30% con respecto al modelo consorciado”, según denuncian fuentes del sindicato ENBA.

De cualquier forma, “se hace imprescindible construir una planta para depurar las aguas residuales, ya que actualmente van al río”. Los ganaderos coinciden en que “esto supone un problema grave y no lo causamos solo nosotros como se quiere hacer ver, sino que la suciedad también procede de las casas, que expulsan productos todavía más peligrosos, como lejía o aceite”. Por eso les preocupa “que el equipo de gobierno no haya dado el visto bueno a los convenios para llevar adelante unas obras beneficiosas para el valle”.

Sobre la mencionada depuradora y de la estación de agua potable que se está construyendo para anular las tres existentes, Iñigo Hernaiz defiende que “es mucho más caro mantener tres depuradoras funcionando a tener una sola. Además, se homogeneiza el tratamiento” .

medidas de ahorro En las cerca de 200 explotaciones repartidas por Karrantza “venimos a consumir unos 10.000 litros diarios, el 80% de los cuales se destina para dar de beber al ganado”, calcula. Todavía recuerdan las restricciones que sufrían en tiempos de sequía y de los viajes con camiones cisterna para conseguir agua. “Desde que se construyeron las balsas de La Cerroja y La Argañeda no nos ha vuelto a faltar el suministro”, afirma. Aun así, muchos ya han habilitado depósitos de aguas pluviales y reutilizan el agua con el que enfrían la leche por lo que pudiera suceder.

La cifra

· Depuradora de agua potable. La estación que se está erigiendo en el barrio de San Esteban debería sustituir a las tres existentes. Sin embargo, Karrantza Zabala y Bildu se niegan a firmar el convenio para ejecutar las conexiones entre las antiguas y la nueva depuradora.

· Vertidos fecales. La construcción de una depuradora de aguas residuales en Ambasaguas que evite los vertidos al río de casas y explotaciones ganaderas también se encuentra en el aire.

· Consorcio. El pasado mes de octubre Karrantza Zabala y Bildu, todavía en la oposición, revocaron la solicitud para ingresar en el Consorcio de Aguas que se había cursado en el año 2004.

30%

· Gestión municipal. Según denuncia el sindicato ENBA, si el Ayuntamiento de Karrantza renunciara a entrar en el Consorcio y asumiera la gestión del agua, esta decisión repercutiría en un aumento del precio del agua en un 30% respecto al modelo consorciado.

Fuente: DEIA