Las aguas residuales, indicador del consumo de drogas en España en 2016

Desde 2011, el EMCDDA lleva a cabo esta investigación con el fin de arrojar luz sobre la realidad en cuanto al consumo de drogas en Europa

 

Las aguas rediduales como índice del consumo de drogas / Imagen: www.levante-emv.com

El Centro Europeo de Supervisión de Drogas y Drogadicción (EMCDDA) ha publicado su último estudio sobre el consumo de estas sustancias ilícitas en 24 países europeos, según el análisis de sus aguas residuales. Desde 2011, el EMCDDA lleva a cabo esta investigación con el fin de arrojar luz sobre la realidad en cuanto al consumo de drogas en Europa.

El estudio

Tras el éxito de la primera observación en 2011, que incluía 19 ciudades, se llevaron a cabo investigaciones comparables en los siguientes cinco años, hasta cubrir 24 países en 2016. Las muestras de este estudio analizan biomarcadores urinarios, es decir rasgos medibles de la droga consumida en la orina, para la anfetamina, la metanfetamina y el éxtasis (MDMA) . Además, se analizan las muestras para los principales metabolitos urinarios de cocaína (sustancias producidas cuando el cuerpo descompone drogas). Los datos reflejados en la investigación corresponden con los miligramos de la droga consumida por cada mil personas por día.

El consumo en España en 2016

Cinco han sido las ciudades analizadas en nuestro país: Santiago de Compostela, Barcelona, Castellò, València y Molina de Segura. Durante los seis años en los que se ha realizado este estudio de aguas residuales, Barcelona ha liderado la lista de ciudades españolas. Sus cifras de consumo superan con creces las del resto de las urbes en todas y cada una de las drogas analizadas por el EMCDDA. La ciudad condal no sólo es líder, lamentablemente, en el país, sino que se sitúa en puestos altos respecto al resto de Europa en el último año: 4ª en el consumo de cocaína, 6ª en el de éxtasis, 12ª en el de metanfetaminas y 17ª en el de anfetaminas

En las ciudades españolas analizadas la droga más consumida, al igual que en toda Europa, es la cocaína. En el uso de esta sustancia llama la atención la posición de Molina de Segura que se sitúa como la quinta ciudad europea en la que más se consume, por encima de grandes urbes como Berlín, Bruselas o París.