La UE amenaza con multas por no depurar bien las aguas residuales

Bruselas ha informado al Gobierno central de un nuevo paquete de incumplimientos que podría derivar en nuevas sanciones

 

El tratamiento de las aguas residuales urbanas en España está de nuevo bajo el foco de Europa. Bruselas ha informado al Gobierno central de un nuevo paquete de incumplimientos en los niveles de contaminación que podría derivar en nuevas sanciones. Los problemas detectados afectan a la mayor parte de las autonomías y la Comunidad Valenciana no es una excepción. En la carta de emplazamiento que remitió en diciembre la Comisión Europea se especifican un total de doce demarcaciones valencianas donde se superarían las tasas máximas de nitrógeno y fósforo establecidas en la directiva comunitaria de 1991.

La Generalitat no está de acuerdo con el sentido de la resolución y desde la Entidad de Saneamiento de Aguas Residuales (Epsar) se han preparado, de hecho, alegaciones para evitar que el expediente abierto derive en la imposición de multas. De las doce aglomeraciones señaladas por Europa en la Comunidad, el Gobierno autonómico asegura que al menos diez de ellas se ajustan escrupulosamente a lo establecido por la norma.

El director general de Epsar, Enrique Lapuente, explicó ayer a este diario que dispone de documentación y análisis que acreditarían que los niveles de nutrientes se sitúan en la mayoría de los casos por debajo de los límites legales. Lapuente atribuye las discrepancias con la Comisión Europea a la antigüedad de las muestras, que se tomaron hace años y no reflejan, por tanto, el esfuerzo en depuración que ha acometido el Gobierno valenciano en los últimos ejercicios.

Los principales problemas, según reconoce Epsar, se encuentran en los municipios de Cheste y Chiva, donde ya se está actuando para revertir esta situación con el respaldo del programa comunitario Feder. Éste será el principal argumento en las alegaciones que ya ultima esta empresa pública, que depende de la Conselleria de Medio Ambiente. Lejos de mirar para otro lado, este departamento ha redoblado los esfuerzos para mejorar los sistemas de tratamiento de las aguas residuales en ambos municipios. «El proyecto se licitará presumiblemente este mismo ejercicio», según adelantó Lapuente a este diario.

Leer articulo completo en el EL MUNDO