La sequía dispara un 73% el uso de agua depurada para la agricultura

La sequía de los últimos meses ha provocado un aumento en el consumo de agua reutilizada de un 73% para usos agrícolas y de un 33% para usos urbanos. Así se resaltó ayer en el Consejo de Administración de Emarasa, la empresa de aguas residuales de Alicante en la que se resaltó la labor de las dos depuradoras de la ciudad.

 

alicanteAlicante

 

En la de Rincón de León el agua reutilizada para uso agrícola se ha incrementado con respecto al mismo periodo del año pasado un 49,60%, con un total de 2.532.419 metros cúbicos, mientras que en la de Monte Orgegia este incremento ha sido de un 505,50%. Además, el agua reutilizada para tratamientos terciarios como riego de campos de golf, jardines, parques y baldeo ha aumentado un 35,88% con el empleo de 410.121 metros cúbicos.

Desde Emarasa se ha señalado que la conselleria de Medio Ambiente «ha concedido la autorización para el desarrollo de la codigestión y tratamiento de residuos no peligrosos de la EDAR Rincón de León. Este sistema permite el mejor aprovechamiento y balance de sustratos que llegan a la estación depuradora, mayor producción de biogás y la posibilidad de ofrecer un mejor servicios a las empresas del municipio».

El portavoz municipal de EU y miembro del Consejo de Administración de Emarasa, Miguel Ángel Pavón, denunció ayer, por su parte, «la negativa de la Generalitat a financiar cuatro actuaciones propuestas por el consejo de Emarasa para mejorar el sistema de saneamiento de la ciudad por valor de 7 millones». Pavón indicó que al menos dos de estas actuaciones son prioritarias, en especial el desdoblamiento por 22,15 millones de la estación de bombeo de San Gabriel por la que pasan las aguas residuales de buena parte de la ciudad antes de llegar a la depuradora de Rincón de León, ya que a su juicio, el bombeo actual puede dar «serios problemas en breve si no hay una alternativa». Otro problema que a juicio de EU habría que abordar «pero que la Generalitat no considera prioritario es mitigar los malos olores de Rincón de León que afectan a barrios como Gran Vía Sur o San Gabriel, que podrían minimizarse rehabilitando dos digestores de fangos sin uso desde 1997 con una actuación presupuestada por Emarasa en 1,83 millones». Pavón señaló que «he propuesto al consejo, y éste ha aceptado, remitir un nuevo escrito a la entidad pública de saneamiento de la Generalitat, EPSAR, para que al menos financie las inversiones más urgentes».

Leer artículo completo en diario INFORMACIÓN