La salinidad del agua preocupa a los regantes del Guadalhorce

El desembalse del pantano del Guadalhorce que se inició ayer no ha sentado nada bien en el colectivo de regantes de la comarca 

 

(diariosur) El desembalse del pantano del Guadalhorce que se inició ayer no ha sentado nada bien en el colectivo de regantes de la comarca, que, por un lado, ha criticado la postura de la Junta de Andalucía por impedir hasta ahora el riego y, por otro, ha mostrado su preocupación por la salinidad del agua que sale de la presa, y que podría ser perjudicial para los cultivos de la zona.

El secretario de la Asociación Provincial de Regantes (Aprema), lamentó que la Delegación de Medio Ambiente haya hecho caso omiso a las reiteradas peticiones para que se liberara agua para regadío en el Valle del Guadalhorce ante la falta de lluvias en otoño y las malas previsiones para el invierno y, a pesar de ello, se haya ordenado ahora un desembalse de agua que podría dañar a las cosechas.

Los cultivos más afectados son alcachofas, habas, coles, coliflor y demás hortalizas y verduras. «Pero es que si sigue así y no llueve también habría que regar los cítricos. En octubre hemos llegado a estar a más de 30 grados y no se espera lluvia. Y al árbol le conviene la humedad antes de que llegue el frío», agregó el secretario de esta asociación, quien achacó el problema a la falta de modernización del sistema de regadíos del Guadalhorce, que se encuentra «desfasado». Aprema solicitó hace unos días una reunión con el delegado provincial de Medio Ambiente, Javier Carnero, para hablar de este y otros asuntos. «Pediremos al delegado que sea él quien diga a los agricultores sin van a perder sus cosechas si no llueve», indicó Aguilar.

Desde la asociación, que representa a unos 6.000 regantes, recordaron que cada vez son más las personas cuya renta depende en buena medida de la agricultura, al haber vuelto a trabajar al sector primario debido a la crisis