La regulación complementaria del río Órbigo no se acometerá antes del 2015

El Plan Hidrológico contempla medidas para evitar los trasvases de Riaño al Carrión.

 

 

Aspecto que presentaba el pantano de Los Barrios de Luna a finales de agosto.

El Consejo del Agua informó ayer favorablemente el Plan Hidrológico del Duero que estará vigente hasta el 2015 y contempla la construcción de dos presas que complementen la reserva hidráulica del pantano de Los Barrios de Luna, una de las zonas de la cuenca del Duero que presenta mayor necesidad de agua y en la que se emplearán los dos próximos años en la redacción del proyecto y la tramitación correspondiente. Las obras se desarrollarán entre el 2015 y el 2017.

El Plan Hidrológico se remitirá ahora al Consejo Nacional del Agua para su ratificación, para recibir después la aprobación definitiva del Consejo de Ministros. En el consejo de ayer recibió 63 votos a favor (de los representantes de las administraciones públicas y regantes), siete en contra (sector hidroeléctrico, ecologistas y el sindicato agrario Asaja) y 3 abstenciones (entre las que se cuenta la de UPA).

Las presas de El Rial y Los Morales almacenarán en conjunto 30 hectómetros cúbicos de agua, «lo que supone incrementar en un 10% las capacidades de regulación» del pantano, con años de gran volumen embalsado y otros de carestía por encontrarse en la cabecera del río, explicó el presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), José Valín, a este periódico.

Ambas presas se llenarán del tramo medio del Órbigo a través de los canales que ya existen y será el regadío el principal beneficiado de la actuación. La misma medida se pondrá en marcha también en el Sistema Carrión (Palencia), «evitando el traslado de agua del Sistema Esla» —los criticados trasvases de agua de Riaño— con tres presas que almacenarán 65 hectómetros, y en el Eresma (Segovia), con dos balsas.

«Trabajo de oficina»

Valín indicó que el presupuesto de las siete balsas proyectadas en la cuenca tendrán un presupuesto «cercano a 200 millones». La CHD inicia ahora «el trabajo técnico para redactar los proyectos, someterlos a evaluación de impacto ambiental, las expropiaciones y toda la tramitación anterior a la contratación». El proceso, explicó «nos lleva dos años, pero si no hubiéramos incluido estas presas en el Plan Hidrológico no tendríamos seguridad de que se ejecuten. No es el mejor momento para acometer inversiones, pero del 2015 al 2017 habrá que poner el dinero para hacer las inversiones. Por el momento, la cantidad asignada es pequeña porque es trabajo de oficina técnica».

El refuerzo de La Rial y Los Morales no permitirá, sin embargo, realizar una programación plurianual para afrontar dos o tres años secos consecutivos. Sus 30 hectómetros cúbicos son un alivio para una de las tres zonas más deficitarias del Duero, porque una programación plurianual, «exige regulaciones de mayor nivel y altura», señaló Valín. El Plan Hidrológico del Duero «lleva tres años de retraso en su finalización, hasta el punto que la Unión Europea ha apercibido a España con un expediente por incumplir la Directiva Marco del Agua». El plan que recibió ayer el visto bueno del Consejo del Agua iba a cubrir en principio el periodo 2009-2015. Será en este último año cuando tenga que estar lista su aprobación para el sexenio 2015-2021 que el año que viene «ya tenemos que empezar a trabajar en el próximo». La premura de tiempo no ha impedido, señaló Valín, que se incorpore al documento «lo que creía absolutamente necesario y había demandado las comunidades de regantes, el Sindicato Central de Regantes de Los Barrios de Luna y Ferduero».

Fuente: Diario de Leon