La recuperación de Las Tablas de Daimiel, en riesgo

Fuentes del Grupo de Investigación del Agua, al que pertenecen investigadores y científicos de distintas universidades españolas y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), han llamado la atención sobre la “drástica” reducción que ha experimentado en los últimos años la superficie de las praderas subacuáticas de carófitos del parque nacional.

 

La contaminación ha provocado una disminución de vegetación acuática. EFE/Cieza Moreno

 

Praderas de carófitos
Estas praderas de carófitos, las ovas que deberían crecer en este ecosistema si estuviera bien conservado, han recordado, “son la base de la alimentación de miles de aves ligadas a este ecosistema único del centro peninsular”.

Los estudios sobre la evolución de la superficie potencial y la superficie real cubierta por las praderas de carófitos desde el año 1956 hasta el 2013 ponen de manifiesto cómo los sucesivos episodios de contaminación han tenido una incidencia directa sobre el ecosistema del parque nacional.

El problema de fondo, han advertido expertos y científicos, es la gestión de la calidad del agua en toda la cuenca de los ríos Gigüela y Azuer que, en el caso de este último, vierte sus aguas a la madre del río Guadiana.

Leer artículo completo en diario EFE VERDE