La presencia de pesticidas amenaza biodiversidad del Júcar

La presencia de diversos pesticidas en combinación con otros factores de estrés, en un escenario futuro de cambio climático y mayor escasez del agua, pueden producir efectos severos sobre la biodiversidad del río Júcar, según un estudio de científicos de las Universidades de València y Politécnica de Valencia. El estudio, publicado en la revista “Journal of Hazardous Materials”, forma parte del proyecto Scarce, dedicado a describir y predecir los efectos del cambio global en los recursos hídricos y la calidad del agua, financiado por el programa Consolider-Ingenio 2010.

 

159245-620-282Investigadores realizando un muestreo / 20minutos

 

Según un comunicado de la Universitat de València, para su investigación, el equipo de trabajo de la UV (Ana Masiá y Yolanda Picó) y la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) analizó cinco puntos concretos del curso fluvial del Júcar: en Huélamo (cabecera), Cuenca ciudad, el Paraje de Cuasiermas, Jalance y un último lugar bajo el azud de Antella.

En cada lugar se tomaron muestras de aguas y se capturaron peces de distintas especies mediante pesca científica.

Posteriormente, en los laboratorios del Grupo de Investigación en Seguridad Alimentaria y Medioambiental de la Facultad de Farmacia (Universitat de València), se evaluó la concentración de pesticidas, tanto en el agua como en los peces, advirtiendo la presencia incluso de diferentes componentes prohibidos por la Unión Europea.

“La persistencia de ciertos pesticidas en distintas zonas de la cuenca, con concentraciones aproximadamente estables, indican que existe una aportación continúa a lo largo del río”, añade el comunicado.

Según el estudio, los pesticidas de mayor concentración media son el piriproxifen y el procloraz (asociados con distintos tratamientos en los cultivos agrícolas), imazalil y clorfenvinfós, entre otros, según Francisco Martínez Capel, del Instituto de Investigación para la Gestión Integrada de Zonas Costeras de la UPV y miembro del Centro Ibérico de Restauración Fluvial (Ciref).

En los peces, los compuestos detectados en varios lugares fueron azinfos-etil, clorpirifós, etión, diazinon y dimetoato.

En este caso, la concentración variaba según la especie: donde más encontraron fue en la trucha común y en la anguila europea, especie en peligro crítico de extinción.

Este último resultado es de gran importancia, según los investigadores, debido a que esta especie se encuentra en amenaza crítica a nivel internacional, “y por lo tanto merece investigaciones con mayor profundidad”.

Leer artículo completo en diario LAS PROVINCIAS