La #ONU fracasa en sus Objetivos del Milenio para el agua

Por primera vez Naciones Unidas reconoce que sus cifras sobre acceso podrían no ser correctas, mientras que en saneamiento los avances están lejos de las metas marcadas. Apenas un año antes de que llegue la fecha clave de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), lanzados por la ONU en el año 2000 con la intención de reducir el empobrecimiento de millones de personas en el mundo y mejorar sus condiciones de vida para 2015, las metas sobre agua están lejos de alcanzarse.

05-22-2013biodiversewaterFuente: www.un.org

 

“Donde hay poder hay agua, y los que no tienen poder no tienen acceso al agua”. La relatora de la ONU por el derecho humano al agua, la portuguesa Catarina de #Alburquerque, lo tiene claro: “La barrera que impide a ciertos individuos y grupos tener acceso al agua no es la falta de recursos financieros, sino más bien la existencia de leyes discriminatorias, políticas y procedimientos administrativos engorrosos, estereotipos, o relaciones desiguales de poder que dan lugar a su exclusión”.

Desde Naciones Unidas se afirma que ya en el año 2010 el 89 por ciento de la población mundial tenía acceso a fuentes de agua mejorada, lo que significa que “la meta relativa al agua potable se logró cinco años antes de la fecha programada”. El titular obvia que unos 800 millones de personas no tienen acceso a esas fuentes mejoradas de agua, y que los datos no abordan su seguridad ni su fiabilidad, según un estudio de la agencia ONU Agua del pasado mes de enero. Por tanto, hay que poner las cifras de Naciones Unidas entre interrogantes.

“El ‘agua ‘ es un concepto que se confunde con el de ‘agua potable’. La ONU mide quién ganó el acceso, pero no quién lo perdió”, reconoció Alburquerque recientemente en Lisboa. Parece que el organismo multilateral ha escuchado las críticas y en su informe ‘World Water Development Report 2014′, lanzado ayer viernes y que se centra en analizar las conexiones del agua con la energía, admite por vez primera que “según algunas estimaciones, el número de personas cuyo derecho al agua no se satisface podría ser tan alta como 3.500 millones”.

Poco más de la mitad de población cuenta con saneamiento

La situación es más crítica cuando se habla de saneamiento, un asunto tratado y valorado por los medios como el patito feo, a pesar de que el agua no puede ser potable en un entorno donde no existe adecuado tratamiento o infraestructura. En este caso ni siquiera la lectura maquillada de la realidad salva la situación. 2.500 millones de personas carecen actualmente de acceso a mejores servicios de saneamiento y más de 1.000 millones todavía defecan al aire libre. Es decir y según el informe 2013 de los ODM, sólo el 64 por ciento de la población mundial cuenta con acceso a saneamiento mejorado, cuando la meta para el próximo año es del 75 por ciento.

Unos datos que además “ocultan grandes disparidades entre las naciones y regiones, entre ricos y pobres, entre las poblaciones rurales y urbanas, así como entre los grupos desfavorecidos y la población en general”, recoge ONU Agua. Alburquerque utiliza un ejemplo visual para explicar la situación: “Cuando se riega un campo de golf o se da agua a un hotel en verano, hay que preguntarse quién se está quedando sin agua de calidad”.

Leer artículo completo en publico.es

 

.