La modernización del regadío puede perderse por 9 euros por usuario al año

Los regantes del Canal Bajo del Bierzo pueden perder la subvención en modernización de regadios. La aportación al año, durante 45, equivaldría a 15,16 euros por hectárea inscrita.

 

El Canal Bajo del Bierzo es una arteria vital para el regadío en la comarca y su situación es cada vez más ruinosa.

(diariodeleon) El tiempo se acaba. Los regantes del Canal Bajo del Bierzo siguen defendiendo sus intereses económicos tras casi cinco años de negociaciones para cerrar un convenio que permita la financiación de la modernización de esta arteria vital para el campo comarcal. La dirección de la comunidad mantiene su argumento de que si Acuanorte no financiara con fondos europeos el soterramiento del tramo urbano de la conducción —entre Ponferrada y Carracedelo—, sus asociados tendrían que aportar menos al coste final de 27,2 millones de euros de la obra.

Pero en el propio borrador entregado por Acuanorte a los regantes en septiembre para evitar que se pierdan a finales de este año los 12 millones de subvención que proceden de los fondos europeos Feder, y también otros siete de la Junta de Castilla y León, se demuestra que la contribución de los usuarios resultaría mínima en el plazo de los próximos 45 años.

En el esquema que se recoge en la documentación de la sociedad estatal se contabilizan 6.310 regantes como los que dependen del Canal Bajo. Para cubrir los 2,1 millones de euros que este sector tendría que aportar a la obra tendrían que desembolsar 55.662,47 euros anuales durante 45 años, con las consiguientes actualizaciones del IPC.

Lo normal, por hectárea

En una distribución muy simple eso representaría una cuota extra de 8,82 euros por regante al año. Aunque el criterio más racional y que suele emplearse en la financiación de este tipo de intervenciones de infraestructuras es el de la aportación por superficie inscrita. En el perímetro de acción del Canal Bajo se localizan 3.672 hectáreas. Esto supondría una tarifa especial de sólo 15,16 euros por hectárea y año para el propietario de las fincas beneficiarias.

También se establecen otros baremos (ver cuadro adjunto), que en términos cuantitativos y con el periodo de 45 años de amortización, no parecen demasiado significativos. Sobre todo, bien es cierto, para las otras partes implicadas en el proyecto de modernización, Acuanorte, la Junta de Castilla y León, y más allá los ayuntamientos de Ponferrada, Camponaraya o Carracedelo, que deben realizar sus aportaciones al soterramiento, que se lleva 4,2 millones de los 27,2 del total.

Riesgo muy elevado

En el horizonte más cercano, frente a estas discrepancias, lo que está definitivamente en juego es la pérdida de todos los fondos europeos para la recuperación de una canalización que riega la principal «despensa» de productos de calidad de la agroalimentación berciana y que amenaza ruina.

Esta indecisión de la comunidad de regantes, y de otra parte la premura con la que muchos cultivadores exigen que se afronte la mejora del Canal Bajo para evitar que sus negocios se vayan a pique, es lo que ha llevado a salir a la palestra incluso a la propia directora general de Acuanorte, Isabel Pérez Espinosa, para demandar un acuerdo. Pérez Espinosa ya adelantó a través de este mismo periódico la semana pasada que el riesgo de pérdida de fondos para la actuación es «extremadamente elevado» si no hay pacto antes de diciembre.

 

¿Quieres recibir esta y mucha más información de forma gratuita directamente en tu correo electrónico? Subscríbete en nuestro boletín digital