La microturbina que usa el agua de las tuberías para generar energía

En las tuberías se crean auténticos caudales de agua. ¿Y si se aprovechasen estas corrientes, como en una presa, para generar electricidad? Las turbinas hidráulicas no lo permitían, si dejan pasar el agua acaban frenando el flujo de la corriente. Hasta ahora. La empresa Flat Tower Ideas, con sede en Elche, ha creado la primera microturbina capaz de generar electricidad a partir de la presión residual en tuberías de agua.

 

turbiAbel Martínez y Francisco Martínez, fundadores de Flat Tower Ideas / Manuel Lorenzo

 

Cuatro patentes de invención protegen desde el proceso de funcionamiento a la geometría del producto, que ha sido elegido por la segunda edición del Fondo de Emprendedores de la Fundación Repsol.

Abel Martínez detectó una carencia en las turbinas hidráulicas que, durante 100 años, han permanecido sin cambios. El emprendedor vio que se estaba desperdiciando toda la energía que se produce en las tuberías instaladas bajo las ciudades y en el campo. ¿Por qué no aprovecharla? Así nació un producto patentado que comercializada a través de Flat Tower Ideas junto con su socio Francisco Martínez.

El sistema obtiene energía con un rendimiento eléctrico «muy elevado». Por ejemplo, explica Martínez, una central nuclear alcanza su máximo rendimiento al 32%, «el resto son pérdidas». Sin embargo la microturbina de Flat Tower Ideas llega hasta el 60%, es decir, «de cada 100 partes de energía, se aprovechan 60 y el resto se va en forma de calor». «Esto es un logro mundial», señala el emprendedor.

La empresa obtiene estas cifras al convertir el agua que fluye por las tuberías en su propio combustible. El agua pasa a través de los álabes (las paletas curvas) que forman la microturbina. La máquina aprovecha esa fuerza y la envía a un generador eléctrico que la acaba convirtiendo en energía. La clave de la tecnología radica en la geometría interna de la turbina, en concreto, de sus álabes que le permiten, por primera vez, «trabajar a presión diferencial». «Esto significa que puede funcionar en una tubería con presión tanto en su salida como en su entrada, dejando pasar el agua sin frenarla», comenta. Algo que hasta ahora no podían hacer las turbinas hidráulicas convencionales.

Leer artículo completo en diario EL MUNDO