La mejora de la zona arrocera sevillana cortará unos 180 millones de euros

La modernización de la zona arrocera sevillana ha dado un paso importante. La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) ha remitido el proyecto que permitirá a los arroceros tener agua para sus campos sin los problemas de salinidad de lal que captan ahora del río, al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente para la realización del estudio de impacto ambiental.

 

arroz-isla-mayor--644x362Arrozales de Isla Mayor, Sevilla

 

Es sólo un primer paso para la ejecución de un proyecto que es vital para los agricultores, pero que puede agilizar otra iniciativa fundamental para la economía sevillana, el dragado de profundización.

La importancia del proyecto se refleja en su coste, estimado en 180 millones de euros, cantidad que supera los 163 millones que costó la nueva esclusa, pero también en el importante ahorro en consumo de agua y energía que supondrá: ahorrará unos cien 100 hectómetros cúbicos de agua al año y 10,5 millones de kilowatios por hora. Además reducirá las emisiones de anhídrido carbónico.

El proyecto se desarrollará a lo largo de los 100 kilómetros que, aproximadamente hay desde la presa de Peñaflor, en la comarca de la Vega, hasta la zona arrocera. Incluye el recrecido del Canal del Bajo Guadalquivbir durante 69 kilómetros para aumentar su capacidad de almacenamiento, ejecutar un canal de 4,5 kilómetros hasta Las Cascajeras y desde aquí instalar tuberías, dos de ellas conducirán hasta el punto de cruce con el Guadalquivir, que cruzará en subterráneo, y una tercera irá hasta el llamado Canal de los Portugueses para abastecer a las 12.500 hectáreas de arroz del Brazo del Este del río.

Leer artículo completo en diario ABC