La guerra del agua llega a Valencia: un juzgado suspende el concurso de Gandía

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 3 de Valencia ha denegado levantar la suspensión del concurso de agua de Gandía que había ganado Aguas de Valencia. Dicha compañía se lo había adjudicado por valor de 66 millones de euros.

El presidente de Aguas de Valencia (AVSA), Eugenio Calabuig (Efe)

El presidente de Aguas de Valencia (AVSA), Eugenio Calabuig (Efe)

La sentencia falla que hay que “mantener la medida cautelar de suspensión acordada por medio del auto del 16 de enero de 2013”, lo que supone un nuevo revés judicial para Aguas de Valencia y el Ayuntamiento de Gandía. El fallo es recurrible.

Aguas de Valencia era el suministrador histórico del servicio de canalización de la ciudad Gandía. El Ayuntamiento hizo un concurso en enero de 2012, en el que pugnaron Aguas de Valencia y Agbar, a través de su filial Aquagest Levante.

Ganó Aguas de Valencia. Pero en Agbar entendieron que las disposiciones del concurso hacían que sólo pudiera ganar Aguas de Valencia, ya que una de las condiciones de la adjudicación marcaba que la adjudicataria debía pagar una indemnización de 86 millones a la empresa que en ese momento estaba dando el servicio.

Como esta indemnización era difícilmente asumible para cualquier competidor, el servicio de Gandía volvió a ser adjudicado a Aguas de Valencia, pero Agbar fue a juicio y, por ahora, ha conseguido que el concurso se pare.

Sobre este punto, el fallo determina que “ningún precepto ampara el pago de indemnizaciones a terceros a cargo del adjudicatario del servicio sino en abono del canon o precio correspondiente”, con lo que se carga una de las bases del concurso de Gandía.

La nueva sentencia determina, además, que mientras no haya un nuevo concurso el servicio lo tiene que seguir dando Aguas de Valencia, “sin encarecimiento tarifario para los ciudadanos”.

Viejos enemigos

Agbar y Aguas de Valencia están enfrentados en los tribunales por diversos concursos en España. Y también en el capital de la empresa. Suez Enviroment es el máximo accionista de Agbar, donde ya tiene el 75% y aspira a comprar más en Aguas de Valencia, donde controla el 33% del capital, si bien ni se sienta en el Consejo de Administración ni participa en la gestión.

Mientras el sistema financiero valenciano aguantó, Aguas de Valencia ha podido mantener su independencia. Pero una vez que ha caído el Banco de Valencia en manos de CaixaBank, y con el presidente de Aguas de Valencia, Eugenio Calabuig, imputado en la Audiencia Nacional por la gestión del banco valenciano, el futuro de la compañía de aguas del Levante está en el aire.

En la sentencia de Gandía, la juez es más dura con el Ayuntamiento de la ciudad que con Aguas de Valencia. Critica, por ejemplo, que los 77 millones de canon que se abonaron a la concesión anterior del concurso fueran gastados por el consistorio en cuestiones ajenas al servicio del agua. Por ello deniega al municipio de Gandía levantar la suspensión cautelar y determina que “no se estaría protegiendo el interés público alguno, sino exclusivamente el privado, de Aguas de Valencia”.

Fuente: El Confidencial